Fenómeno increíble Rocky Balboa se devora a Sylvester Stallone: su peso específico en el boxeo

Cómo el mítico personaje trascendió la pantalla y hasta es campeón honorífico del Consejo Mundial de Boxeo.

https://www.clarin.com/deportes/boxeo/rocky-balboa-devora-sylvester-stallone-peso-especifico-boxeo_0_ryoGnWBH7.html

Rocky Balboa (Sylvester Stallone) recibe de Mauricio Sulaimán el título honorífico de campeón por los 40 años del film. (Instagram: officialslystallone)

Rocky Balboa está vivo. Sí, vive lógicamente en Sylvester Stallone, su creador e intérprete, pero tiene vida más allá del actor que lo acompañará siempre. Su figura posee peso específico en el mundo del boxeo, inspiró a miles de deportistas a nivel global y atraviesa generaciones enteras. Tanto es así, que fue nombrado en marzo como campeón honorífico del Consejo Mundial de Boxeo (CMB) y en Estados Unidos lo respetan igual que se hubiese ganado el cinturón dentro del ring.

Desde que se estrenó el primer film de la saga en 1979, Rocky es un fenómeno popular que acercó al boxeo a todos los rincones del mundo a través del cine. Y así lo cree Mauricio Sulaimán, presidente del CMB, quien diálogo con Clarín y explicó el por qué de la decisión de otorgarle el título por los 40 años del estreno del film original.

“Nosotros consideramos a Stallone como el máximo embajador de la historia el boxeo, sólo detrás de Muhammad Ali. Su influencia positiva hacia el mundo del boxeo fue invaluable. Desde Rocky I hacia Creed le ha dado una dimensión al boxeo muy diferente a todo“, sentenció el mexicano.

No por simple, la columna argumental que organiza la primera aventura del “semental italiano” es menos efectiva. Personifica al “sueño americano”, alguien que se alza desde abajo, contra sus dificultades económicas y carencias sentimentales, para derrotar a un rival superior al tiempo que encuentra al amor de su vida (Adrianna Pennino, interpretada por Talia Shire). Todo esto, acompañado de una excelente banda sonora inolvidable del compositor Bill Conti, fue el combo perfecto que le valió el premio Oscar a la mejor película. Pero sobre todo instaló un fenómeno popular invaluable que continúa hasta hoy.

“Él es un campeón. Es miembro del salón de la fama porque se ganó un lugar entre los mejores del boxeo. Siempre ha puesto en alto el boxeo en todos los sentidos, Rocky es una personalidad por sí misma“, insistió Sulaimán. “Obviamente todos vimos Rocky uno. Cuando salí del cine me fui a correr por la calle. Tiene algo único que a uno lo motiva mucho. Inspiró a millones de personas en todo el mundo. Sin duda alguna consideramos que es el ícono”, estimó el directivo.

El cinturón que le dieron es una pieza tradicional de color verde y oro, con la particularidad de que las fotos que en él aparecen son los rivales de sus épicos enfrentamientos: Apollo Creed (Carl Weathers), Clubber Lang (Mister T), e Ivan Drago (Dolph Lundgren). Además, posee las imágenes de José Sulaimán (padre de Mauricio, quien dirigió el CMB por 30 años) y Muhammad Ali.

Donald Trump le otorgó el perdón póstumo a Jack Johnson, por pedido de Sylvester Stallone. En la Casa Blanca lo acompaña Lenox Lewis. (Bloomberg)

Donald Trump le otorgó el perdón póstumo a Jack Johnson, por pedido de Sylvester Stallone. En la Casa Blanca lo acompaña Lenox Lewis. (Bloomberg)

Este respeto por el personaje/actor, no es solamente exclusividad de los empresarios, sino que en los deportistas miran la figura de Rocky (Stallone) como si fuese un par. “Claro que los atletas le tienen un respeto máximo. Él es un enamorado del boxeo. Le debe todo su éxito a Rocky, pero siempre quiso ser boxeador y no lo logró. Lo hizo por medio del cine. Siempre ha tenido empatía con los boxeadores como uno mismo y ellos lo ven como parte del ambiente“, detalló Sulaimán.

Emblema de Filadelfia, Rocky posee una estatua que es uno de los puntos más visitados de la ciudad. La gente suele corear a Stallone como Rocky cada vez que acude a un acto en aquel sitio. Otro ejemplo del peso específico del mítico personaje ocurrió a fines de mayo en la Casa Blanca.

Stallone acudió en calidad de ex campeón junto a Lennox Lewis y el propio Sulaimán a verlo al presidente de los EE.UU., Donald Trump. Fue el actor y director el que le pidió al mandatario que indulte de manera póstuma a Jack Johnson, primer campeón afroamericano de peso pesado, que había sido condenado a prisión en 1913 por tener una relación con una mujer blanca. Además, le habían quitado el título.

La saga tendrá próximamente su séptima película, Creed II que se estrenará el 21 de noviembre. Aunque no se sabe mucho del argumento, reflotará un viejo contrincante del protagonista de la nota, al ruso Ivan Drago, cuyo hijo se enfrentaría a su protegido.

Stallone no puede, aunque quizás no quiera, despegarse de su creación. Es también autor y encarnación de otras grandes construcciones cinematográficas como Rambo, Halcón o Cobra, pero ninguno le dio la satisfacción y perduró tanto como el peleador. De hecho, en su cuenta de Instagram (officialslystallone) muestra y promueve la mitología Rocky en muchos de sus posteos. Y sí: son inseparables.

La saga Rocky

La historia del semental italiano fue inspirada en un peleador real: Chuck Wepner. El “sangrador de Bayonne”, como le decían por su característica, a los 37 años y con un récord de mediocre a malo (35G, 14P y 2E), logró lo que parecía imposible: fue el segundo hombre que derribó a Muhammad Ali, aunque luego cayó vía KO. Stallone fue a ver esa pelea en marzo de 1975 y luego nació Rocky. Años después, Wepner llegó a un acuerdo con el director para callar y no reclamar nunca más.

Rocky (1976)

La suerte le da un guiño a un peleador casi amateur de Filadelfia que trabajaba de matón con culpa y tiene la chance de enfrentarse al campeón indiscutido, Apollo Creed. En el medio se enamora de Adrianna, hermano de su amigo alcohólico Paulie (Burt Young).

Rocky II (1979)

La revancha con Creed, enojado porque su rival había llegado al final de la pelea de pie, se ve empañada por los problemas de salud de Adrianne tras dar a luz a su hijo. La mujer despierta y el peleador da el golpe en un épico final de combate.

Rocky III (1982)

Con las mieles de la fama y el dinero, Rocky se olvida de sus bases y pierde el “hambre” que lo caracterizó. Cae contra Clubber Lang y, para colmo, pierde a su mentor Mickey Goldmill (Burgess Meredith). Apollo lo entrena y moldea para recuperar el título.

Rocky IV (1985)

En plena Guerra Fría, la película es un ícono de aquella época. El ruso Ivan Drago se muestra como una máquina sin sentimientos al matar en el ring a Apollo, que había subestimado a su rival. Rocky busca revancha en la fría Unión Soviética, donde un montaje paralelo entre los entrenamientos de ambos muestra la “naturalidad” del norteamericano frente a la tecnología y el dóping ruso.

Rocky V (1990)

Ya retirado y en la ruina económica, Rocky se reencuentra con el boxeo desde otro ángulo: entrena a la joven promesa Tommy Gunn (Tommy Morrison). Pero este prefiere cambiar de representante y, ante el desprecio popular que genera su figura a la sombra de Rocky, decide enfrentarlo. Todo se decide en una pelea callejera.

Rocky Balboa (2006)

Tras varios años de retiro, Adrianne murió, Rocky tiene una relación distante con su hijo y vive de un restaurant que abrió en su ciudad natal. El actual campeón de los pesados, el joven Mason Dixon (Antonio Tarver), no es querido por el público y para ganar popularidad sus agentes le proponen un choque contra Balboa. Entrenado por Duke Evers (Tony Burton), Rocky acepta.

Creed (2015)

Se suma una baja a la saga: Paulie. Rocky, más viejo y enfermo, vuelve al boxeo para entrenar a su “sobrino”, Adonis Creed (Michael B. Jordan), hijo no reconocido de Apollo, que lleva el talento y amor al boxeo en sus genes. Consigue una pelea por el título frente a Ricky Conlan (Tony Bellew). La actuación le valió a Stallone la candidatura a mejor actor secundario.

No Comments Yet

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.