Bonita Bermúdez enfrentará a Tuti Bopp el sábado en Río Grande

Daniela Bermúdez irrumpió en el boxeo en una pelea en la que tuvo a maltraer a la campeona mundial minimosca AMB (Asociación Mundial de Boxeo), la bonaerense Yésica Bopp.

Daniela Bermúdez irrumpió en el boxeo en una pelea en la que tuvo a maltraer a la campeona mundial minimosca AMB (Asociación Mundial de Boxeo), la bonaerense Yésica Bopp. Ese combate de 2011, que finalmente perdió en las tarjetas, catapultó a la boxeadora de Villa Gobernador Gálvez a la conquista de cuatro coronas del mundo, dos de ellas interinas. Este sábado, la Bonita se reencontrará con aquella rival ante la que se ganó la consideración de todos, por la corona mundial vacante mosca OMB (Organización Mundial de Boxeo), en el polideportivo Carlos Margalot de Río Grande. “Estaba con muchas ganas de tener una revancha”, asegura Bermúdez.

boppberm-610x250

Bajo las indicaciones de su padre y entrenador, Tito Bermúdez, la boxeadora cumple los últimos días de entrenamiento en Villa Gobernador Gálvez, antes de partir el miércoles a Tierra del Fuego.

“Estoy muy bien preparada, con la ayuda de mi papá y mis hermanas. Estaba con muchas ganas de tener una revancha”, expresó la Bonita (16-2-2, 5 nocauts), de 24 años, dueña de la corona mundial supermosca OMB y que en años anteriores logró el cinturón gallo OMB y los interinos supermosca y gallo AMB.

“Ya pasaron varios años de aquella pelea y en este tiempo aprendí mucho”, dice Bermúdez, confiada en su capacidad, aunque lejos de hacer alarde, como es común en el mundo del boxeo.

“Aquella vez hicimos una buena pelea. Ojalá que se repita y le pueda ganar”, agrega la Bonita, deseando un resultado diferente al que se dio en el combate de septiembre de 2011, en Mendoza, cuando los jueces le dieron la victoria a la Tuti Bopp (26-1, 12 nocauts), aunque dos de ellos lo hicieron por escaso margen en las tarjetas, reflejando lo apretado que fue el combate.

“Ya la estuvimos estudiando y sé cómo tengo que pelear para tratar de ganarle. Tengo en claro que no debo ir al frente todo el tiempo sino ir midiendo en qué momento atacar”, plantea.

Por su parte, Tito Bermúdez refrenda lo que dice su hija. Y agrega que Daniela se moverá sobre el ring de acuerdo a la estrategia de su rival. De todos modos, considera que Bopp no saldrá a combatir cara a cara. A su vez, alerta sobre los cabezazos que acostumbra a dar la boxeadora de 30 años.

“No creo que Bopp salga a atacar porque Daniela es más fuerte y contragolpea muy bien. Aparte, en sus últimas peleas no salió a buscar a su rival. Por eso pienso que va preferir contraatacar. También creo que hará un boxeo sucio”, sostiene.

“Con Daniela ya estuvimos hablando de cómo evitar esas cosas que ella acostumbra a hacer, como los cabezazos que le vimos contra (la rosarina Marisa) Portillo (por el título minimosca AMB y OMB, en 2013)”, dice el entrenador.

“Daniela ya tiene cuatro títulos y nada es casualidad”, se esperanza Tito sobre las posibilidades de su hija de conseguir la quinta corona del mundo.

“Puede ser la pelea del año. Tenemos mucha confianza en que Daniela le ganará. Ha aprendido mucho. Está fuerte y sabe lo que tiene que hacer. Estamos preparados para eso”, concluye Tito.

En vuelo para una pelea histórica en Río Grande

Daniela Bermúdez y su padre volarán mañana rumbo a Río Gallegos. “Tenemos que estar un día antes para aclimatarnos. Es algo que en otros tiempos no teníamos en cuenta y que estamos aprendiendo”, dice con humildad Tito. Para la ciudad de Río Grande, la presencia de Bopp y Bermúdez por un título mundial es calificada de histórica. El combate que cerrará la velada del sábado, a la medianoche se disputará en el polideportivo Carlos Margalot y se podrá seguir por la señal de cable TyC Sports.