Boxeo argentino; Crisis vinculada a la oferta y la demanda de púgiles

Por Edgardo Rosani (Morresi)

Director www.boxeo-boxing.com

La actualidad del boxeo argentino dista bastante del soñado ideal, en un proceso de degradación constante y sin horizonte, por lo menos, en lo inmediato.

Archivo/EFE/Orlando Barría

Archivo/EFE/Orlando Barría

Las razones de la debacle –no crea que exageramos- podrían ser varias. Intentaremos en éste análisis –desde la cocina misma del deporte de los puños- mostrarles cuáles son las condiciones actuales de la actividad, para que todos tomen conciencia de la complejidad del asunto. Básicamente, la ley de la oferta y la demanda, se aplicaría a la perfección a éste momento del boxeo nacional.

Para quiénes no nos conocen, programamos combates de boxeo profesional para TV y producimos shows desde hace más de dos décadas. Tenemos basta experiencia nacional e internacional, no tengan dudas. Pero, por qué aclaramos esto, se preguntarán perplejos nuestros lectores? Queremos decirles que no son excusas de un programador al borde de un ataque de nervios. ES LA PURA REALIDAD!

Varias empresas promocionan boxeo televisado en Argentina, a saber;

  • O. R. Promotions, liderada por Osvaldo Rivero y empresa para la cuál desempeñamos el trabajo anteriormente descripto, con exclusividad de pantalla de TV para TyC Sports y 35 campeones mundiales –masculinos y femeninos- consagrados
  • Argentina Boxing Promotions, manejada por Mario Margossián, promotor habitual para TyC Sports y, ocasionalmente, TV Pública
  • Arano Box, dirigida por Mario Arano, a través de la señal DirecTV
  • Boxeo para todos, conducida por la flamante mamá y boxeadora Carolina Duer, a través de la pantalla de la TV Pública
  • Sampson Boxing Promotions –y Maravilla Box- en asociación con Juan Brignone y Carlos Tello (h), esporádicas veladas a través de TyC Sports
  • Sebastián Contursi, radicado en el exterior, bajo el nombre del “Chino” Maidana como empresa, quien maneja además del propio Maidana a Jesús Cuellar, Javier Maciel y a los hermanos Castaño, pero sin TV local
  • Y decenas de promotores menores independientes, a lo largo y a lo ancho del país, pero todos sin TV

Cada una de las empresas mencionadas, tiene su “flota” de boxeadores, púgiles a los que promocionan habitualmente y le “arman” la carrera, con los cuidados del caso. Para ejemplo, basta el que conocemos nosotros a la perfección, OR tiene 30 púgiles a las órdenes, en diversas categorías y niveles. Estos nombres van mutando permanentemente, unos ingresan, otros salen, todo de acuerdo a los resultados expresados sobre el ring en cada presentación, a traiciones u otros motivos.

Súmele a que “Boxeo para todos”, en la mayoría de los casos y casi sin boxeadores en su flota regular, contrata un púgil para pelear en sus veladas y le hace firmar una cláusula de compromiso por los próximos tres pleitos. Algo legal y hasta ponderable, si nos permiten, pero condicionante por al menos seis meses.

Súmele las continuas peleas en el exterior, corriendo –con lógica- detrás de un dólar paralelo casi a $ 16. Por mínima que sea la bolsa, será 10 veces superior al pago nacional. Resultado; Derrotas antes del límite, cancelaciones o lesiones. Además, muchos púgiles  tienen un trabajo firme que les impide una correcta preparación para éste duro deporte.

Como pueden apreciar, demasiada demanda y exigua oferta nacional, por todas las razones mencionadas.

Corolario, no solo no hay equivalencias, directamente no hay púgiles disponibles!!!

Las supuestas exiguas bolsas nacionales tampoco colaboran y basta que alguna de las empresas ofrezca un 20 % más en la remuneración, para que la noticia corra como reguero de pólvora y los boxeadores y sus respectivos entrenadores y manejadores, prefieran combatir para dicha empresa, algo hasta lógico y muy entendible. No olviden que la mayoría de los boxeadores con armado de carrera, hace un promedio de seis combates al año y mientras transcurre el armado de la campaña, disputa combates a 4 y 6 rounds, con bolsas que fluctúan entre los $ 5000 y $ 15000, en el mejor de los casos y de forma muy atípica.

Resumiendo, intente armar un combate de fondo con real equivalencia, con algún título en juego… Si lo logra, merece el “Firpo de Oro” pero como mago del boxeo! Quiere un ejemplo actual, mañana, para la TV Pública, el reconocido super gallo Leandro Esperante –quizás el mejor en la división de acuerdo a sus resultados- que viene de pelear en Africa, “perdiendo” en fallo dividido, por una corona mundial de segundo orden, enfrentará de fondo y a 10 asaltos, al novato pinamarense Ernesto Franzolini (5-4-1, 1 KO), con 7 combates a 4 asaltos y 3 a 6 giros, sin triunfos importantes. O que Ranoni Prieto pelee de fondo con un brasileño –de dudoso record- de 41 años… Esta es la realidad, no le parece? Podríamos dar decenas de ejemplos, no vale la pena semejante revisionismo negativo.

Nobleza amigo, debemos ser realistas, hay una cantera de púgiles –especialmente en el interior- que asoman con prometedor nivel, pero en pleno proceso de armado de campaña, por lo que solo para fines de 2016 y 2017, se verán los frutos, para los que lleguen…

En el medio, declinan todos los campeones mundiales y los primera serie; Víctor “Tyson” Ramírez viene de empatar con un segunda línea y de local!, Lucas “Máquina” Matthysse resignó gran parte de su futuro con la inesperada derrota ante Postol. César Cuenca, dejó marcado su increíble palmarés en tierras rusas con una derrota extraña, cuando el desarrollo de los acontecimientos no era demasiado favorable. El “Chino” Maidana debe andar de asado en asado, disfrutando los millones muy bien ganados en USA. Juan “Cotón” Reveco fue a la distancia con el discreto venezolano Terán, abriendo un mar de dudas sobre la dura revancha del 31/12 con Ioka en Japón. Jesús Cuellar tiene una compleja  defensa del pluma WBA con Jonathan Oquendo el 05/12 en Nueva York. Sebastián “Gauchito” Heiland con problemas de contrato y sin un futuro cierto a la vista. Matías Rueda, en ascenso pero que no termina de convencer, sobre todo por su propia quijada, Diego  “Joya” Cháves debe esperar por la fecha para su difícil compromiso con Kel Brook y Omar Narváez –con 40 años- demuestra que está vigente y pide pista internacional.

Como ven, las cosas no vienen del todo bien. Hay futuro, pero el presente es y el futuro será –en el corto plazo- muy complicado. Veremos que nos deparan los acontecimientos. Las cartas están echadas!