Carl Frampton vence a Nonito Donaire y va por el mexicano Óscar Valdez

Bernardo Pilatti | ESPN Digital
http://espndeportes.espn.com/boxeo/nota/_/id/4222675/carl-frampton-vence-a-nonito-donaire-y-va-por-el-mexicano-oscar-valdez

 

Una generosa exhibición de boxeo competitivo, con emoción y duros intercambios, fue la que ofrecieron este sábado en Belfast los ex campeones mundiales Carl Frampton y Nonito Donaire. Estaba en juego el titulo interino OMB de la división Pluma y el irlandés ganó de forma unánime en las tarjetas.

La victoria de Frampton fue justa, pareció recuperar lo mejor de su desempeño y la gran oposición que le planteó Donaire valorizó su actuación. La batalla despertaba muchas expectativas, pero la entrega de ambos superó las mismas, dejó un esperanzador futuro para el irlandés y la incógnita sobre lo sucederá ahora con el filipino. O sigue o abandona, es la duda.

VELOCIDAD IRLANDESA VS. PODER FILIPINO

Donaire tiene mejor alcance, Frampton mayor velocidad. El primero no pudo imponer ese alcance, el segundo pudo imponer su rapidez. Ese factor desnivelante se notó temprano en la pelea. Apenas en el primer asalto, Frampton mostró el guion con las variables de su estrategia: jab, combinaciones rápidas entrando y salida inmediata o achicar totalmente para trabajar el volumen de golpeo en corto. Fue un plan perfecto e indescifrable para Donaire.

El filipino apostó todo a los golpes de poder y ya sabemos que en esta división sus golpes de poder son más escenografía que contenido. No conmueven ni lastiman, por ello tuvo que aceptar el ritmo y estilo de pelea que le propuso Frampton. Pese a ello Nonito guapeó, aguanto metralla y devolvió buenos golpes, con efectividad y buen criterio por momentos, pero le faltó secuencia y se vio demasiado lento, extremadamente parsimonioso y previsible.

Para colmo, el filipino tan temprano como en el segundo round mostró un hematoma sobre el ojo izquierdo, en la primera de varias marcas en su rostro al que Frampton le llegó repetidamente con su golpeo, especialmente, insistiendo sobre esa herida. Es cierto que además de lento, Donaire también se vio bajo de reflejos lo que necesariamente nos lleva a pensar en un deterioro de sus condiciones defensivas.

Carl Frampton fue lo opuesto, controló totalmente el ritmo de pelea y por momentos – incluso – superó a su mejor versión boxística. Tanto en sus desplazamientos siempre acertados, como en la efectividad de sus combinaciones, el irlandés mostró un desempeño de alta perfección. Pero donde más sorpresas trajo su estilo, fue en su disposición a irse a batir en el intercambio corto y duro.

Cada vez que lo arrinconó a Donaire se vieron momentos de mucha emoción. Frampton llegaba a colocar secuencias de tres y cuatro golpes con las dos manos antes de recibir una de un abrumado Donaire que nada pudo hacer, excepto recurrir al corazón y la experiencia para sobrevivir e intentar cambiar una historia con final escrito de antemano. Ejemplo de ello fue el penúltimo asalto cuando llegó al final del mismo poniendo presión y tratando de conectar con golpes de poder a Frampton.

Es posible que previo a ese choque, los dos realicen algún combate preparatorio, no obstante, verlos frente a frente es una de las expectativas mayores de los fanáticos, evento que debería ocurrir en el primer tramo del 2019.

En el caso de Nonito Donaire, habrá que esperar que decisiones toma con respecto a su futuro. Para el filipino, la segunda derrota en sus tres últimas salidas al ensogado. Con 35 años, con pocas posibilidades de hacer el peso en 122 libras y con dificultades vigentes para lucir bien en 126 libras, todo hace presumir que ante Frampton pudo ser la última pelea para Nonito o a lo sumo, el comienzo del final de su carrera.

No Comments Yet

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.