Crónicas de un viajero: Budapest, Hungría

Por Edgardo Rosani (Morresi) – Especial desde Budapest, Hungría
Director www.boxeo-boxing.com

Muy buenas! Una vez más nos encontramos en ésta querida sección que intenta contar las peripecias vividas por un viajero inmerso en el mundo del boxeo, pero contadas desde una óptica diferente, risueña, irónica, graciosa y descriptiva, geográficamente hablando, en la medida de lo posible.

088Rosani, Freire e Irusta en el increíble Cafñe New York. Lujo total!

La excusa, ésta vez, una nueva invitación de la Organización Mundial de Boxeo para asistir a su importante convención anual que se desarrolló desde el 26 hasta el 30 de agosto en el Hotel Intercontinental de la ciudad de Budapest, capital de Hungría, a orillas del río Danubio, sobre la margen de Pest.

080Irusta, Rosani y Freire, café sobre la tradicional avenida Andrassy de Pest

En primer lugar, brindaremos un rápido pantallazo sobre la ciudad de referencia. Budapest, la capital de Hungría, con casi dos millones de habitantes, se convirtió en una única ciudad el 17 de noviembre de 1873 cuando las ciudades que dividían las dos orillas del importante río Danubio -Buda y Pest- se unificaron. Es una de las capitales más importantes de la Unión Europea y gran centro industrial y comercial. Es llamada la “París del Este” y su importante estilo arquitectónico ecléptico –una combinación de distintas escuelas de pensamiento- resalta en la colina de Buda y en la llanura de Pest.

003Carlos Irusta y Edgardo Rosani (Morresi) en el
Café Gerbeaud de Pest. Pagó Irusta, increíble!

Budapest es famosa por albergar 80 manantiales geotérmicos, con un sistema de cuevas termales más importante del mundo. Además, varios de sus edificios han sido declarados Patrimonio de la Humanidad, como el barrio del Castillo de Buda, la Plaza de los Héroes, el Puente de las Cadenas, la avenida Andrässy y el Metropolitano del Milenio.

Realizado éste semblanteo informal, pasamos a lo anecdótico. Una vez más, un nutrido grupo de argentinos –casi siempre los mismos con ésta bendición de ser invitados por el mundo- participaron de la misma. Reconocidos periodistas, a saber: Roberto “Nicolini a la Cuervo Larroque” Pettacci (Agencia Telam), Carlos “Pongo más fichas que los juegos de Sacoa” Irusta (ESPN, Ring Side), Jorge “ El Patón no es noticia para nosotros” Fernández Gentile (Diario Crónica), Jesuán “Arañando el vidrio hasta que se aviven” Letizia (FAB), Gustavo “El humanoide” Nigrelli (Diario Popular) y quien escribe éstas líneas, Edgardo “Me asocio con todos” Rosani (Morresi) (www.boxeo-boxing.com) tuvieron el privilegio de participar de la XXVI Convención anual de la OMB en una de las capitales más lindas de Europa del Este. Ausentes, obviamente, Lautaro “Todavía sigo volando del voleo que me dieron” Moreno, ahora en AIBA a tiempo completo y el amigo Marcelo “Gavilán” González (Combate Space) a quién extrañamos echar de la habitación… Completaron, el periodista Juan Abraham “Video para todos” Larena (Combate Space, viviendo en Los Angeles), el promotor Mario “Me agarraron torrando en ejecutiva” Margossián y Pedro “Reloj de arena” Freire (Gerente de Programación de TyC Sports y casi nuestro segundo jefe. Completó el veterano Raúl “Traducime Que lindos ojos tenés” Zaccardi, titular del Salón de Eventos Diquint de Villa Devoto. Nuevamente, en nombre de todos, mil gracias a la OMB, en especial a su Presidente, el puertorriqueño Francisco “Paco” Valcarcel y al compatriota Jorge “Me quedo en el hotel y no conozco ni la vereda” Molina -vicepresidente y titular Latino del organismo- por la deferencia, la cordialidad y las atenciones recibidas. Realmente, nos sentimos halagados y reconocidos a la vez!

090(1)La delegación argentina en pleno en la Cena de Gala en Buda

Para quién escribe éstas líneas, ésta fue la 20ª convención anual en la que tomamos parte alrededor del mundo desde el año 1996, siendo invitados por tres organismos distintos –OMB, 11, AMB, 5 y CMB, 4- un hecho que nos enorgullece y nos invita a seguir incorporando conocimientos en éste mundo del boxeo actual globalizado y complejo.

Como en las últimas ediciones en convenciones de la OMB, compartimos la habitación con el recientemente galardonado por la Cámara de Diputados de la Nación, por su trayectoria en medios de radiodifusión, el veterano Carlos “Lecciones de vida” Irusta por su programa Ring Side en el Aire. Un placer Carlitos, como siempre, aunque le hayamos prohibido contar algunas anécdotas…

Completado el preámbulo, nos acomodamos en la PC ya instalados en la oficina, aprontamos el mate, ponemos Dire Straits, live in San Antonio completo y nos abstraemos en ésta nueva crónica de un viajero, célebremente reconocida por el ambiente. A propósito, una sugerencia para los detractores de la sección, los menos por cierto y por suerte. En Utilísima hay programas de real interés para que no pierdan el tiempo con éstas pobres líneas. De hecho, recomendamos “Ariel a la parrilla” y “Doña Petrona por Narda”, de lo mejor de la señal! Para los seguidores, esperamos la pasen bien y conozcan las andanzas por el mundo de argentinos vinculados al boxeo.

Salimos puntualmente el domingo 25 al mediodía en vuelo de Iberia hacia Madrid, 12 horas de viaje, conexión a Londres –dos horas y media más- luego de tres horas de espera y conexión a Budapest –dos horas y media- luego de otras dos horas en el inconmensurable aeropuerto londinense de Heathrow. Si, tal cual lo lee, no se equivoque, no es un tour por Europa, aunque lo parezca. Desde la salida de casa a la entrada al hotel, 26 horas. Muchachos, “a caballo regalado no se le miran los dientes”, basta de quejarse y disfruten que son privilegiados.

Llegamos al Intercontinental Hotel –famosa cadena americana- a orillas del Río Danubio, sobre la margen de Pest, frente al mismísimo río, flanqueado por un sistema de tranvías eléctricos. Reconocemos que tuvimos nuestras dudas al respecto hasta que al tercer día ratificamos que era Pest y no Buda. Bueno, todos saben que no somos muy sagaces que digamos… Sólo bastaba con preguntarle al conserje del hotel. Mucho mundo al divino botón amigos…

Dejamos las maletas en la extremadamente pequeña habitación del hotel –sobre todo para dos personas- aunque completa y elegante. Tomamos un taxi raudamente hacia el lugar del cóctel de Bienvenida y Show de Latin Guitar en el Kárpátia Restaurant, un resto de clásico estilo magiar, bien ornamentado, alguna comida típica que no compartimos, saludos a todos, reencuentros con conocidos y otros que se presentan solos. Decidimos -luego de la presencia de turno- ir a cenar a un restaurant en las cercanías junto a Pedro Freire y cia, pero lamentamos haber olvidado el nombre del coqueto recinto. Un gulash raro (carne porcina, cebollas, pimiento, cebolla, zanahoria, papa, caldo, etc.), strudel de manzana, un vinito húngaro, cognac y café, tranquilo por cierto, pero en un excelente ámbito. Al respecto, queremos pedir disculpas si en alguna ocasión comentamos cenas pantagruélicas o lujos terrenales y, en ocasiones, no tanto, no lo hacemos con ninguna intención e intentaremos ser discretos a la hora de contarlos. Vale la aclaración, para no herir susceptibilidades. Regreso al hotel, unos tragos en el bar en charla amena con los panameños amigos y al merecido descanso luego de tan agotador viaje.

Ya en martes, desayuno completísimo –demasiado bueno- en el hotel y rumbo a la apertura de actividades en el primer nivel, perfectamente organizados, no sin antes saludar a las queridas Dorys y Diana, secretarias del organismo, regalos mediante. El meeting estaba bien organizado, excepto una cuestión y créannos que no hacemos leña del árbol caído, la intérprete  que traducía al español –la primera vez que la vemos, mayor y sin experiencia en el rubro  boxeo- no estaba a la altura de las circunstancias y el hecho no tardó en explotar en plena asamblea. Para traducir en una convención de boxeo, hay que tener conocimientos sobre boxeo, nombres, categorías, terminologías, etc. Obviamente, fue un hecho sin intención de la excelente organización de Istvan Kovacs, pero que complicó bastante seguir el meeting. Aceleramos nuestro curso de inglés, podemos afirmar sin equivocarnos. Palabras de bienvenida del querido Paco a quien habíamos visto hace apenas un mes en Macao, China, presentación de todos los presentes, uno por uno, informes regionales, reconocimientos, etc. Almuerzo frugal en el mismo hotel –tipo self service- y decidimos dar una vuelta por la zona, reconociendo el terreno junto a Irusta, obviamente. Rápidamente encontramos un café –Gerbeaud http://www.gerbeaud.hu/

– que tomaríamos como base de operaciones por su antigüedad glamorosa, calidad y servicio, en estratégica ubicación. Regreso, más asambleas y a prepararse para dirigirse al Lázár Lovaspark – http://www.lazarlovaspark.hu/

-, un complejo de campo en Pest, a una hora en viaje por autobús. Durante la travesía, debemos contarlo, creemos haber perdido al conocido juez Samuel Viruet. Motivos? Le tocó compartir el doble asiento del bus nada más y nada menos que con Gustavo Nigrelli. Creemos que el daño psicológico irreversible que sufrió el juez residente en Nueva York será total y permanente. Es más, la plática siguió en el complejo de campo. Querido Sammy, queremos que sepas que cuentas con nuestra ayuda, aunque también sabemos que será insuficiente. Recomendamos un psiquiatra, un neurólogo o encomendarse directamente a Jesús, a Dios y al Espíritu Santo!!! El show ecuestre –del estilo al que se brinda en la ciudad de Luján, por citar un ejemplo- excelente, aunque la oscuridad no fue la mejor aliada para tan bello evento. Carros, bueyes, tiro al blanco en movimiento, destrezas, etc. Cena en el mismo lugar con más comidas típicas y sorpresa grupal –en especial de Molina- por la cordial charla entre quién escribe éstas líneas con el promotor Mario Margosián, algo así como que Riquelme cene con Passarella, salvando las enormes distancias. Todo tipo de comentarios –en especial pergeñando bromas para comentarle en breve al promotor ausente Osvaldo “El Negro” Rivero –nuestro jefe inmediato y presidente del club contrario- cuando se lo encuentren. Se tomaron fotos, alguna hasta en pose para lograr un efecto aún superior del meeting, excelente camaradería por cierto, aunque juguemos en distintos equipos, pero en la misma señal de TV. Carlos “Pongo más fichas que Sacoa” se hacía un picnic al respecto. Tranquilo “Negro”, estamos con vos, ya tuvimos alguna experiencia no demasiado agradable al respecto… Otra clase de gulash, parrillada y un rico postre local. Molina nos extorsionaba con nuestra flamante campera traída del último viaje a Macao para no contar detalles del encuentro. Bueno Jorgito, todo se puede arreglar, pero si podemos olvidar la campera, mejor. Una Zara impecable, de refinado gusto, preferimos el calvario a entregar la prenda! Regreso y adivinen, Viruet y Nigrelli continuaban juntos en el bus! Imaginamos que Viruet había bebido toda la noche hasta el hartazgo para intentar olvidar lo sucedido, pero el hecho que retornó junto al periodista, terminó por aseverarnos que el daño ya estaba hecho y era irreversible. Temimos por él su integridad y esperamos que entre al hotel ya que elucubrábamos que se dirigiría al imponente puente de las cadenas –ubicado a sólo 100 metros del hotel- y desde lo más alto y en el medio del Danubio, se arrojaría en un suicidio hasta casi lógico y entendible. Por suerte no ocurrió! Regreso al hotel, más tragos con el clásico grupo armado de manera fortuita, compuesto por Freire, Zaccardi, Irusta y quién escribe. Charlas de toda índole, boxeo, boxeo y más boxeo. Otra vez, el tema de alguna amiga periodista se instaló, pero ya preferimos ni mencionar. A descansar muchachos que hay que trabajar mañana!

Amanece el miércoles, más desayuno, más reportes, más seminarios, premiaciones, reconocimientos y debates. Almuerzo, otra vueltita, pero en ésta ocasión, por la bella Buda, cruzamos el puente, tomamos el funicular y llegamos a la altura donde están los palacios más lindo. Más fotos, el productor Freire hace gala de sus conocimientos y realiza tomas artísticas, volvemos dando un gran rodeo y llegamos a un bar temático de boxeo!!! Si, un ex boxeador húngaro tiene un bar/restaurant a escasos 200 metros del puente llamado Gong. Guantes, indumentaria, cuadros –vimos uno de Carlos Monzón-trofeos, fotos de Laszlo Papp –triple medallista olímpico y el púgil más famoso de toda la historia húngara- y fotos de “Koko” Kovacs. Despedida del veterano, café de por medio y regreso al hotel. A la tarde/noche, tuvo lugar la excursión por el Danubio, un momento difícil de olvidar. Tenemos una charla de media hora con el querido Paco Valcarcel de pie y en plena popa para ir dilucidando el futuro de algunos argentinos y llegada al restaurant a orillas del mítico río, que incluía una disco latina. Mesa para 10, toda la delegación argentina por cierto y otra vez Nigrelli, más Nigrelli que nunca. Otro sistema de self service, Nigrelli picó en punta mejor que Sebastian Vettel y mientras nosotros no habíamos probado bocado, el amigo ya repetía! Pero lo grave, ocurrió luego, aunque primero, ambientaremos el lugar, madera por doquier, paja, manteles, cortinados, papel, todo bien inflamable. Explicamos esto porque tanto la OMB en pleno, el 80 % de los promotores más importantes –incluido Don King, Sauerland, Kohl, Tutico, Rizzo, los ingleses, japoneses, chinos y, obviamente húngaros, etc, etc, etc más nosotros, 10 argentinitos conocidos en el ambiente, no perdimos la vida por razones divinas. Resulta ser que en cada mesa había una velita –muy romántico por cierto- y por razones todavía no esclarecidas por el cuerpo especial de investigaciones federales de Hungría, a “El humanoide” Nigrelli se le cayó una servilleta de papel sobre la misma luminaria y ésta –debidamente encendida- sobre el mantel-, principio de incendio extinguido por al veterano zorro Zaccardi, arrojándola al suelo y bailándole un malambo por encima. Por unos segundos, otra que “Infierno en la torre” pero con materiales altamente inflamables al borde de un río en Budapest que hubiera provocado un deceso en masa y la desaparición de medio mundo del boxeo. Al menos, los bomberos hubieran tenido de dónde sacar el agua… El único contento y afortunado, el “Negro” Rivero que no estaba presente…. Regreso al hotel, Zaccardi prometió champán y cumplió con creces en un boliche de la zona. Gran amigo y excelente persona, no porque haya pagado, claro está dejarlo en ciernes…

Más descanso, llega el jueves, otro desayuno opíparo, una sesión de clasificaciones y campeonatos que duró menos que un suspiro, sin una sola discusión, casi increíble. Luego del almuerzo, otra salida con Freite, Zaccardi, Letizia, Irusta y quien escribe, ahora, al mercado de frutos y otros, tranvía mediante, en un edificio construido por el célebre francés Eiffel, obviamente, el mismo de la torre parisina. Imaginen el glamour del mega edificio. Continuamos de visita al centro de Pest, ahora sólo nos acompañan Freire e Irusta, tomamos otro tranvía y llegamos a la tradicional avenida Andrassy –algo así como Les Champs Elysees de París en Budapest- y edificios dignos de observar, fotografiar y/o filmar. Aconsejamos llegarnos hasta el Café New York y el periplo bien vale la pena. Sin dudas, el mejor café en el que hemos estado en todo el mundo por estilo, ahora si lujo bien entendido, pianista en vivo y lo más selecto de la aristocracia de Budapest, creemos. Refinamiento en colores dorados, glamour, arañas de alto nivel como luminarias, frescos en los techos, buen gusto y distinción. Háganos caso, mire el siguiente link, aunque en inglés, pero admire éste sitio, no lo podrá creer. http://www.youtube.com/watch?v=2e6smj-23cM Regreso al hotel y preparativos para la cena de gala. Ah, Nigrelli intentaba explicarle a vaya a saber quién, que Soto Karas no hizo lo suficiente sobre el ring para ganarle al “Chino” Maidana, intentando dejar un halo de dudas… Un paréntesis muchachos, éstas líneas corresponden a la absoluta realidad de los hechos, sino, pregúntenle a cualquiera de los asistentes argentinos mencionados precedentemente. El momento cúlmine para nosotros -que estábamos disfrutando la vista de Buda desde lo alto de la colina- ya en la Cena de Gala con show de ritmo cubano en el Udvarház Restaurant, con la presencia del presidente de Hungría, fue una mini charla con el periodista del Diario Popular. Quería hacernos entender que Narváez había cobrado un millón de dólares en su pelea con Nonito Donaire, según una muy buena fuente que decía tener y que él no había visto perder al enano argentino. Amigo Gustavito, con el aprecio que le tenemos y el respeto y el cariño de siempre, le recomendamos asistir a decenas, centenas o miles de sesiones con la hija de nuestro querido amigo Walter Nelson Meloni. La hermosa y simpática Ivanna es psiquiatra, somos amigos y le diremos que directamente no le cobre o nos haremos cargo de las consultas entre todos los que participamos, pero asista por favor, le hará bien a usted, a todos nosotros, a Viruet y al mundoooooooo!!!!!!!!! BASTA NIGRELLI, NOS TENÉS HARTOOOOOSSSSSS!!!!!!!! TERMINALA POR FAVOOOOORRRRRRR!!!!

Con el debido respeto por el descargo incontenible –confesamos que no aguantábamos más- vamos cerrando ésta nueva crónica de un viajero desde una de las capitales más bellas de Europa. Puntuales aviones de British rumbo a Londres y larga conexión para aguardar el vuelo nocturno a Buenos Aires. Irusta y quien escribe, pasamos la tarde –durante la larga espera- en la magnífica Londres, aunque sólo da para contarlo rápidamente. Salimos raudamente de Heathrow, la hija del periodista María Julia –vive en las afueras de Londres- y su marido Martyn nos esperaban, Metro hacia el centro y descenso en Green Park, luego de 50 minutos de viaje. Apenas pudimos dar una vueltita por el mismo Green Park –algo así como los bosques de Palermo-, el Palacio de Buckingham, el reloj Big Ben, el Río Támesis, la rueda de Londres, la Abadía de Westminster, Trafalgar Square y Picadilly Circus y raudo regreso en el Underground –el Metro- londinense. Bueno, una vueltita rápida de dos personas con algo de mundo…

Esperamos la hayan pasado bien, sabemos que la columna es esperada con ansias y creemos no haberlos defraudado. Hasta la próxima, vaya a saber desde que remota ciudad. Gracias por su tiempo y hasta siempre!