El boxeo argentino en un momento complicado

El boxeo argentino sufrió una hermosa revolución que decantó en buenos años de títulos y alegrías. Maravilla y Narvaez pusieron la vara muy alta. Maidana, Reveco y Matthysse la mantuvieron. Aparecieron algunas promesas (los Castaño, Maciel, Chaves, Heiland) pero este momento podría ser el comienzo del declive, de la caída.

Sergio Maravilla Martinez - Turismo - Argentina

Con Maravilla retirado, Maidana en un interminable receso, Narvaez y Reveco sin título y las promesas sin tiempo para madurar, las últimas esperanzas quedaban en Mathysse y Vidondo, ambos en veladas mundialistas.

Quizás era demasiado peso para dos boxeadores que caminan diferente por el boxeo internacional. Matthysse tuvo oportunidades mundialistas y se le escaparon, para Vidondo fue su primera vez. En el caso del primero, Postol fue más inteligente y su frustración no lo dejó boxear; el segundo fue mucho menos que su rival desde lo boxístico y lo físico y perdió sin atenuantes. Los finales con los boxeadores rendidos en el piso es una imagen de este momento malo del boxeo argentino.

Las próximas oportunidades mundialistas que aparecen para los nuestros son complicadas. Lo más potable viene de la mano de Cesar Cuenca y Jesús “El Forastero” Cuellar. El primero defenderá por primera vez la corona supergallo, el 4 de noviembre contra el invicto ruso Troyanovsky, de visitante; el segundo intentará retener la faja pluma AMB el 5 de diciembre en el Barclay Center de Brooklyn, Nueva York, frente al boricua Jonathan Oquendo, que viene de vencer al azteca Jhonny González.

Entre los que tiene la posibilidad de tomar revancha y recuperar los títulos perdidos aparecen Reveco y Narváez. El Cotón debe recuperar la faja que perdió en abril con Kazuto Ioka, que accedió a una revancha para el 31 de diciembre. Es una parada complicada por la versión mejorada que mostró el japonés en su primera defensa contra el argentino Roberto “Incho” Sosa. Rápido y con claras combinaciones, sumado a su gran estado físico, se lo vio mejorado del enfrentamiento donde los jueces lo vieron ganador frente al argentino, aunque el combate había mostrado otra cosa.

El Cotón, en cambio, viene de ganarle al venezolano Breilor Terán en decisión unánime, pero dejó una pequeña preocupación por un corte en la ceja, zona en la cual fue operado por recurrentes problemas.

Para el Huracán la cuestión es distinta. Después de ganar en su última presentación frente a Diego Pichardo, deberá ir a buscar el título que le quitó el japonés Naoya Inoue el último día de 2014. En aquella velada el nipón fue claramente superior y lo noqueo en la segunda vuelta. Esa fatídica mañana, Narvaez dejó una pésima imagen: abatido, cansado, con poca reacción, superado ampliamente. En la victoria frente a Pichardo recompuso lo expuesto en Japón y demostró que tiene fuerzas para volver a conquistar la corona que tantas veces defendió.

Por el lado de los boxeadores que la tienen difícil aparece Diego “La Joya” Chaves, que iba a enfrentar al invicto Kell Brook y la pelea fue suspendida. El boxeador británico se fisuró una costilla en una sesión de sparring y la pelea no tiene fecha. Para quedarse con la faja welter AMB la Joya tiene una parada muy complicada porque Brook llega con un record de 35-0 con 24 KOs. Chaves ya desperdició una chance mundialista hace dos años cuando perdió por KO contra Keith Thurman. A partir de ese golpazo las presentaciones del argentino fueron de menor a mayor. Tardó un tiempo en volver, noqueó fácil al argentino Juan Godoy, hizo una gran pelea contra Brandon Ríos, donde fue descalificado injustamente y empató con Timothy Bradley mostrando una gran entereza y mucha soltura. Así le llegó la chance frente a un boxeador duro que tiene todas las condiciones para ser campeón unos años más. Chaves irá en busca de una victoria inesperada que lo vuelva a poner entre los mejores.

Otro que la tiene complicada es Heiland. El gauchito está segundo en el ranking CMB y su futuro rival podría salir del ganador de Cotto y Canelo Álvarez. Cualquiera de los dos rivales es superior y sus posibilidades se acortan si tiene pocos combates durante la espera (después de noquear en noviembre pasado a Macklin solo peleó una vez). Y más lejos quedará la chance si se confirma que el ganador de la pelea entre el puertorriqueño y el mexicano se medirá ante Gennady Golovkin, que venció por KO Técnico el último sábado a David Lemieux.

El boxeo argentino está en un momento complicado. Las grandes veladas van quedando atrás y las basas están flojas, sin tiempo apara conseguir fortalecerse. Habrá que esperar que los proyectos maduren, siempre y cuando los reguemos de paciencia.

FUENTE: Federico Cavalli, notas.org.ar
http://notas.org.ar/2015/10/20/boxeo-argentino-momento-complicado/