El cóndor vuelve a su nido

Retornó Juan Carrasco. El púgil tuvo que dejar su carrera por problemas personales durante dos años. Entrenó en el Firpo y fue convocado a Los Cóndores.

Por Raúl Adriazola, Diario UNO Mendoza
http://www.diariouno.com.ar/ovacion/El-condor-vuelve-a-su-nido-20160104-0115.html

Juan Corro y Carrasco / Crédito: Raúl Adriazola

Osvaldo Corro y Carrasco / Crédito: Raúl Adriazola

La vida suele poner trabas en la vida, y sólo quienes tienen el valor o la convicción de seguir para intentar alcanzar metas cada vez más altas, se reponen y siguen adelante. Una, o quizá la máxima promesa del boxeo mendocino y argentino es Juan Javier Carrasco. Un serio problema judicial lo tuvo alejado del ring por dos años, recluido en el penal San Felipe, pero poco antes de las fiestas de fin de año, el boxeador fue sobreseído de la causa que lo incriminaba, al recuperar su libertad, casi con desesperación voló al gimnasio que fue su casa desde la niñez: el Luis Ángel Firpo de Mendoza.

Allí el tercer varón de la familia Carrasco, apellido de buenos boxeadores, se reencontró con su maestro Osvaldo Corro, quien inmediatamente le abrió las puertas del establecimiento, el más antiguo de Mendoza, para que se ponga al día. El boxeo argentino lo llama; el boxeo lo necesita.

“Ya está todo arreglado para mi retorno al equipo Los Cóndores. El 5 de enero tengo que estar en el CENARD para comenzar a pelear en la Liga (Serie Mundial de Boxeo-WSB). Voy a ocupar la plaza de los 64kg y tengo que recuperar el estado físico. He estado ausente dos años, pero ya estoy nuevamente en carrera. Debo demostrar quién soy”, explicó Juancito con muchas timidez, en el inicio de la charla. Por momentos miraba a Corro cuando se hablaba del tiempo pasado, y los ojos se le llenaban de lágrimas y la voz se le quebraba.

Volvió del infierno, y la pena aún quiere anidar en su pecho. Dejando de lado asuntos judiciales o recuerdos tristes, la charla volvió al boxeo, y la esperanza volvió a brillar en los ojos del pibe nacido en una casa enorme, llena de hermanos, en el predio ferial Aconcagua, frente al barrio La Favorita. “Mi idea es hablar con la gente de Buenos Aires (entrenadores de la franquicia Argentina Condors en la Serie Mundial de Boxeo) y ver cuántas peleas quieren que haga en la Liga, lo que me va a servir para poder mostrarme, agarrar ritmo en el ring, y luego, sí, debutar como boxeador profesional”, confiesa Carrasco, para aclarar: “De todos modos aún tengo un sueño, y es tratar de ir a los Juegos Olímpicos antes de pasar a ser rentado. Estoy muy motivado, me la voy a jugar”, cerró el púgil “internacional”.

Osvaldo Corro: “Juancito es como si fuera un hijo para mí”

Si alguien puede hablar de Juancito Carrasco, es quien ha sido su entrenador desde hace muchísimos año, Osvaldo Corro, que comentó en el gimnasio: “Después de un largo tiempo, tener de vuelta a un pupilo que comenzó a venir desde los 9 años es una alegría. Para mí es un orgullo, siempre hicimos buena dupla y ganamos todo lo que teníamos que ganar. El es el quinto pupilo mío que llegó a la selección argentina”, dijo con orgullo paternal.

“El tiene 80 peleas de amateur, y ya estaría listo para hacerse profesional. Juan tiene unas condiciones bárbaras. Siempre fue un pibito distinto a los demás; es inteligente, sabe escuchar, es obediente. El siempre estuvo a mi lado cuando entrenaba a Brizuela, Tapia, Pedrero, y él miraba, escuchaba y aprendía. Es como si fuera un hijo para mí. Comenzó a pelear a los 14 años y a los 16 ya estaba seleccionado. Boxeó por todo el mundo. Para uno es un orgullo y logro personal”, explicó Osvaldo.

Sobre el estilo de su pupilo aclaró: “Juan tiene ese pequeño ángel, estilo, y se le suma la fuerza. Es muy inteligente, no hace siempre lo mismo, su inteligencia lo lleva a que cambie la táctica sobre la marcha si es necesario. Va a ser un gran campeón.”

Pasado y futuro de su gran carrera

Juan Carrasco, tras sus buenas actuaciones en la selección amateur argentina fue el primer argentino en pelear en la Serie Mundial de Boxeo de la AIBA.

Fue convocado por la franquicia italiana Dolce & Gabbana Milano Thunder en el primer semestre del 2012 (temporada 2011-12), equipo que se coronó campeón, luego de derrotar a los rusos en la final de lo que fue la segunda temporada de la Liga.

Con una carrera amateur que ha tenido reconocimiento fuera del país, el pupilo de Osvaldo Corro no descarta la posibilidad de boxear en el exterior. “Sería algo muy bueno, es lo que todo  boxeador quisiera, pelear en las grandes velada de Las Vegas, donde están todos los campeones”, expresó.

Sobre una posible proyección en el ámbito local, Juan comentó: “El nivel del boxeo en nuestro país  ha bajado. La selección tiene buenos entrenadores, pero cuando estuvo el cubano (Sarvelio Fuentes) salieron muchos talentos, como los Castaño (Brian y Alan), Fernando Martínez, (Ezequiel) Melián, Yamil Peralta y yo. Somos los que estamos hoy buscando nuestra chance, pero la mayoría apunta a irse al exterior”.

Respecto a la chance de proseguir la carrera en Estados Unidos, Carrasco dijo: “Maidana (Marcos) tiene una promotora donde están llevando boxeadores a Estados Unidos y me hablaron a mí por si después de los Juegos Olímpicos me quería ir con ellos”, explicó el púgil.

No Comments Yet

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.