Entrevista a Jorge Molina, presidente de OMB Latino

Por Damián Pellecchia – www.campeonesenelring.com.ar
Por Edgardo Rosani (Morresi) – Director www.boxeo-boxing.com

Entrevista a Jorge Molina, presidente de OMB Latino

El último jueves 17 de abril, en cercanías a la Federación Argentina de Box, ubicada en el barrio porteño de Almagro, Campeones en el Ring realizó junto a la prestigiosa web Boxeo-Boxing.com, dirigida por Edgardo Rosani (Morresi), una entrevista exclusiva a Jorge Eugenio Molina, presidente Latino de la Organización Mundial de Boxeo (OMB). A continuación, conoceremos parte de la historia de los títulos regionales de la entidad comandada por Francisco “Paco” Valcarcel, y que históricamente implicaron (e implican) una enorme posibilidad para disputar una corona universal en una de las entidades con mayor crecimiento en los últimos años.

¿Cómo nace el OMB Latino?

En 1996. Recuerdo que fue luego de la convención realizada por el Consejo Mundial de Boxeo (CMB) en el hotel Bauen de Buenos Aires. En ese entonces, mi labor era la de oficial de ring de dicha entidad y de la OMB, donde se pudo abrir una puerta para crecer personalmente.

¿Cómo se dio esa oportunidad?

Luego de distintos intentos para poder ingresar, ya que era muy difícil debido a que solo nos manejábamos por vía telefónica, contacté con el nicaragüense Ricardo Rizzo (reconocido matchmaker a nivel mundial y agente internacional de boxeo), que siempre estuvo muy vinculado a la OMB. En la convención de Londres, que también se celebró en el 96, fuimos armando un bloque latinoamericano. Tiempo después, seguí el contacto con Rizzo en Miami, y tras diversas charlas telefónicas, quedé a cargo de la zona llamada “de Brasil para abajo”, donde se incluía a nuestro país, a Chile, Paraguay, Bolivia, Uruguay y al propio Brasil.

Ahí empezó todo…

Se realizó un gran trabajo en Londres. Tenía como objetivo trabajar más a nivel internacional, aunque en el CMB me encontraba muy cómodo. Mi mente me llevó siempre a apostar a más, por eso mi viaje a Inglaterra. Por sorpresa, en el segundo día de cumbre se estaba buscando a alguien que presidiera el área latina. Eso no fue todo, ya que ¡uno de los candidatos era yo! Un tipo relativamente nuevo en la Organización, que días después tuvo el honor de ser nombrado presidente OMB Latino y vice de la región.

¿Qué nos puede contar del primer título?

“El Pibe de Oro” Walter Crücce fue el primero en obtener un título latino, en peso súper ligero. Fue el 30 de noviembre de 1996 frente al brasileño Adilson Da Silva, en los estudios de Canal 2 (N. de R: América TV, canal argentino). Un mes después, Raúl “Pepe” Balbi se llevaría el de peso ligero ante otro carioca, Rildo José Oliveira.

 Walter "El Pibe de Oro" Crucce, el primer campeón latino OMB de la historia. Foto: web.

Walter “El Pibe de Oro” Crucce, el primer campeón latino OMB de la historia. Foto: web.

 ¿Fueron duros los inicios?

Exactamente. Comencé con dos títulos y luego esto fue creciendo, sin embargo, fue muy duro el tema. Geográficamente, Argentina se encuentra lejos y ese momento no era sencillo hacer un trabajo político, ya que prácticamente no existía la informática a los niveles de hoy, y mucho menos la comunicación. Todo era por carta, teléfono o fax, no obstante, fuimos adquiriendo prestigio.

Y hoy las cantidad de contiendas que se disputan por el cetro aumentaron considerablemente…

¡Y cómo! En el año 2011 (N. de R: 24º cónclave realizado en Puerto Rico) llegamos a tener 45 disputas por el cinturón, una barbaridad para América Latina, teniendo en cuenta que para nosotros el año pugilístico se toma de convención a convención. A pesar de que los aportes económicos en la disciplina no son de los más grandes, poco a poco fuimos creciendo. Ahora, estamos en una etapa en que Valcarcel pide calidad por sobre cantidad.

¿Nos puede describir en pocas palabras la relación de la entidad con Argentina?

Siempre fue excelente. El primer argentino campeón del mundo de la OMB fue Néstor Hipólito Giovaninni (N. de R: 26 de junio de 1993 en Alemania ante el local Markus Bott, peso crucero). La historia de los monarcas nacionales es muy rica, el más claro ejemplo lo tenemos con Omar Narváez, que ya realizó 25 defensas exitosas entre las categorías mosca y supermosca. Siempre considero que nuestro presidente es mitad boricua y mitad argentino, ya que está enamorado de nuestra tierra; a nivel boxeo se brindó en todo momento y lo seguirá haciendo.

 

Junto a "Paco" Valcarcel, donde en mayo de 2013 la OMB donó $40 mil al hospital de Niños Rocardo Gutiérrez. Foto: wboboxing.com

Junto a “Paco” Valcarcel, donde en mayo de 2013 la OMB donó $40 mil al hospital de Niños Rocardo Gutiérrez. Foto: wboboxing.com

¿Cuáles son las posiblidades a futuro que se dan una vez obtenido el título latino?

En sí, la posibilidad cierta es que un campeón latino primero ingresa al ranking mundial, y si luego se destaca en sus compromisos, llega con facilidad a la chance mundial. Esto está refrendado con estadísticas, ya que desde el inicio de las actividades de nuestra región se realizaron cerca de 500 títulos, que implicó a 1000 boxeadores. Se realizó una muy buena labor y siempre en beneficio de los protagonistas directos.

N. de R: para confirmar lo mencionado por Molina, se realizó un racconto para desglosar las mencionadas chances ecuménicas, apelando a las estadísticas brindadas por la propia OMB en la convención realizada en Budapest, capital de Hungría, a finales de agosto de 2013. Los números afirmaron que en el último período, se realizaron 25 títulos y 18 campeones latinos disputaron una corona universal.

Asimismo, desde el año 1996 a la fecha se llevaron a cabo 496 títulos latinos y 120 pugilistasaccedieron a la chance global, de los cuales 38 lograron alzarse con la faja planetaria.

Año tras año, la entidades regionales de la OMB exponen su informe en las convenciones anuales. El próximo encuentro será en octubre próximo en Las Vegas. Foto: prensa OMB.

Año tras año, la entidades regionales de la OMB exponen su informe en las convenciones anuales. El próximo encuentro será en octubre próximo en Las Vegas. Foto: prensa OMB.

¿Hay competencia con los demás organismos?

Ahora se fomentó una disputa grande, donde por cantidad es difícil competir, a sabiendas de que nuestro organismo prioriza la calidad. La OMB es amplia en ese aspecto y no hay motivo para hablar mal de otras entidades, más allá de que quizá su flexibilidad sea más permisiva que la nuestra.

Yendo al plano del día a día: ¿cómo se organiza una jornada o período de trabajo en su oficina?

Con la tecnología de hoy y con la posibilidad de tener los contactos al alcance de la mano, el trabajo es meramente administrativo. Armanos el ranking latino, nos ocupamos de informar que boxeadores pelearon mensualmente y si coinciden con los listados mundiales, y las razones de porque tal o cual contendiente se encuentra en determinado lugar de los mismos, entre otras cosas.

Trabajo con gente joven, como actualmente lo está haciendo la FAB. En un principio me manejaba conLautaro Moreno, que ahora se encuentra trabajando con AIBA, y hoy en día lo hago con Jesuán Letizia, otro gran valor. Ellos me han ayudado mucho a pesar de ser su juventud. De todos modos, durante los primeros años estuve solo con las actividades. Recuerdo que al asumir la tecnología era nula y muchas veces me preguntaba a mi mismo como iba a manejar todo esto; costó, pero fui perseverante y hoy se ven los resultados.

No vamos a pasar por alto sus comienzos en el boxeo…

¡Que recuerdos! A los 17 años tuve mi primer contacto, en el Salón de los Deportes de Bahía Blanca, mi ciudad natal, donde empecé a practicar boxeo. Se me vienen a la mente los días viernes que se practicaba la disciplina, y particularmente una anécdota donde mi DT de ese momento, Antonio Moscoloni, me puso a guantear con un prospecto profesional, que no recuerdo el nombre pero sí que era de la localidad rionegrina de Cinco Saltos. En ese momento me dí cuenta que la práctica no era para mí (risas).

Cuando llego a Buenos Aires, tiempo después, ingreso al ministerio de deportes de la Municipalidad de la Ciudad de Buenos Aires. Al año, me posicioné en la Comisión Municipal de Box, por los tiempos del último gobierno de Juan Domingo Perón (N.de R: 1974). Como todas las comisiones, había cierta antipatía con la FAB. En ese entonces estaba muy identificado politicamente y me la vi realmente mal con lo que vino despúes, ya que me sacaron de la jefatura de la misma. Paradójicamente, la única forma de seguir ligado al boxeo era por medio de la Federación, donde realicé el curso de juez sin ningún problema; puedo asegurar que desde ese momento pude tomar en serio mi carrera.

Sin quitarle más tiempo, agradecemos su predisposición para darnos a conocer la historia del latino OMB que está cerca de cumplir los 18 años…

Es un placer para nosotros dar a conocer al mundo boxístico la importancia e historia del cinturón latino, que no solo es la llave para ingresar al ranking mundial, sino que además ofrece la oportunidad de coronarse con el cetro máximo de la entidad.

FOTO PORTADA: prensa OMB