Eva De Dominici, actriz: “El mundo del boxeo es de personas valientes”

Compartimos la siguiente entrevista que realizó Rolando Gallego del sitio escribiendocine.com a la actriz que protagonizará, junto a Leonardo Sbaraglia, el film Sangre en la Boca, donde participan Diego “La Joya” Cháves y Érica “La Pantera” Farías. En la misma, De Dominici cuenta su experiencia con el mundo del noble arte.

EscribiendoCine.com

EscribiendoCine.com

Con una larga trayectoria en TV protagonizando series y telenovelas la joven actriz Eva de Dominici da el salto al cine con tres producciones que llegarán en los próximos meses. En medio del rodaje de Sangre en la boca de Hernán Belón (El campo, Sofía, cumple 100 años, El tango de mi vida), EscribiendoCine dialogó en exclusiva con ella en el CH Cyan Recoleta sobre esta nueva experiencia y la posibilidad de seguir haciendo cine en el futuro.

¿Cómo te sentís empezando en el mundo del cine?
Para mí que venía haciendo tiras hace mucho tiempo era algo necesario, algo que deseaba, esto de poder probar otras cosas como actriz y uno va creciendo y va teniendo otros sueños. Es algo que me gusta y que me encantaría seguir haciendo. Miro mucho cine.

¿Qué tipo de películas te gustan?
Los dramas, las comedias musicales, las historias de amor.

¿Y del cine nacional?
Hay muchas buenas, el cine argentino es muy lindo, no puedo decirte uno porque siento que quedaría mal con varios.

¿Cómo es empezar en el cine con películas de género?
Para El encuentro de Guayaquil fue raro, mulata, otra cosa, me miraba al espejo y ya no era yo, la preparación fue interna.

¿Y cómo manejabas esas sensaciones en paralelo a la TV?
Yo en realidad siempre hago como un trabajo muy interno, hay mucha diferencia entre una tira en la que interpretaba a una chica bastante parecida a las de hoy que a una esclava de otra época, pero entrar y salir es el oficio del actor, llegaba a mi casa cargada de emociones y me costaba salir, porque en la película hacía cosas muy movilizantes, era jugar, y el cuerpo te cobra, pero vas a aprendiendo a controlar eso y te mimetizas con los personajes.

¿Qué es lo que más te gusta hacer, el cine o la TV?
A mí me gusta todo. A mí me gusta actuar. En el cine tenés más tiempo en comparación a una tira que no tenés más tiempo para preparar porque un productor tiene un plan y hay que meter escena y escena. Hasta ahora me tocaron en cine hacer cosas muy diferentes a mí y está bueno, aunque en la TV me divierto y pienso que por el tiempo de preparación es más difícil actuar bien en una tira que en una película.

Venís de papeles más livianos en tiras y ahora te toca interpretar a Débora en Sangre en la boca, muy jugada, ¿cómo recibiste la propuesta?
El personaje tiene la misma edad que yo, y ni bien leí el guión me enamoré, de ella y de la película. Débora tiene algo my auténtico y misterioso, el espectador lo va tener que descubrir, es alguien que viene de Misiones a triunfar en el boxeo y trabaja de lo que puede para pagarse eso. Viene por un sueño y eso me conectó, es hermoso, la veo muy desprotegida, que de un pueblo viene a Buenos Aires y se encuentra con Ramón (Leonardo Sbaraglia) y tienen una historia de amor muy fuerte, e intensa.

¿El deporte potencia esa pasión?
Sí, obvio y eso también me gustó de la propuesta.

¿Cómo fue la preparación física?
Hicimos algunas escenas con Leo y tuvimos mucha química, sentí eso al menos. Empezamos a entrenar y yo me metí de lleno porque ni bien leí el guión me enamoré. Yo soy muy intensa y tengo mucha energía y en ese punto para mí el personaje era ideal.

¿Viste antes algo de películas de género?
Vi varias, Rocky, Million Dollar Baby, El Ganador y GirlFight, que está muy buena por el tema de la exclusión de ella. En Million… está también la lucha por el sueño.

¿Cómo es el trabajo con los compañeros?
Hasta ahora filmé con Leo, ensayamos y creo que ganamos una confianza porque hay que entregarse.

¿Qué expectativas tenés con tus anteriores trabajos aún no estrenados?
Ví partes, pero tengo ganas de verlas en el cine, Guayaquil es una historia muy linda. No sé expectativas, pero si tengo nervios, porque es exponerte a que te vean y no sabés quién lo hace, son nervios lindos.

¿De quién priorizás el feedback?
A mí me gusta que sean realistas, mi mamá es muy realista y me dice, esto no va. Tomo todo, hay que tomar las críticas porque si no no aprendés más, hay algunas con malicias, que me digan que estoy gorda no me interesa, pero sí en cuanto a la actuación.

El año pasado tuviste dos productos en simultáneo en la TV, ¿Cómo manejas esto?
La exposición es esto. A mí me gusta actuar. Lo de Somos Familia con Camino al amor fue muy loco porque estaba terminando uno y tuve que preparar el otro personaje, y tenía muchas ganas y le dije que sí, me teñí para cambiar, pero tuve que sacarme un personaje en cuatro días, y la carga, porque no quería que la gente me vea en un mismo papel, a mí me gusta cambiar y prestar tu cuerpo al personaje es fuerte, nunca fui al psicólogo, lo tendría que analizar. Medio que te mimetizás con los personajes, me conecto.

¿Cómo fue estar en productos muy populares?
Pasa mucho por la familia, sobre todo cuando sos chica Yo quedé para Chiquititas y el proceso si no estás bien acompañado puede ser traumático. Mi mamá me decía Eva pensá que no vas a quedar, que es una oportunidad de formarte, porque antes estábamos en unos talleres, porque ella no quería subirme y luego bajar si no quedaba, hay muchas cosas en la elección que es más por el perfil o lo que necesiten en ese momento, y también mi mamá me dijo fijate que esto no va a ser siempre ahí, es una moda. Fue raro comer en el patio de comidas del Unicenter un día y después no poder, era algo natural, porque yo también fui fan y corrí una combi por un autógrafo, y así entendí la locura del chico para poder ver si es real o no la persona. Una vez una nena me tocó y me dijo sos real. Siempre entendí que estaba haciendo productos populares y cuando estás en la tele es una fiebre y más por el rating. Entendí que son los sube y baja del oficio y que es lo que elegí y no me puedo quedar con los seguidores que tengo, yo busco siempre más.

Dentro de lo suyo has trabajado con mucha gente referente, ¿cómo te sentís?
Uno se imagina que puede pasar, aunque no con quien, las ganas te llevan a eso, perfeccionarte, nunca parar, no te podés quedar, tenés que estar todo el tiempo aprender, pude estar con Betiana Blum para mí es una maestra, o ahora con Leonardo Sbaraglia, de admirarlo ahora estoy con él. Pienso que todos han sido muy generosos conmigo, Juan Darthés, Mex Urtizberea, Pablo Echarri. Mex es el que me enseñó a jugar y también habla de lo bueno de ellos para aprender, espero que el día de mañana pueda yo ayudar así a alguien que empieza. Yo siempre les pido que me digan cuando hago algo que no les gusta me lo digan. Siempre quiero más, y fui creciendo, de la tele al cine.

¿Qué te gustaría hacer en un futuro?
Me gusta mucho la sorpresa, no tengo algo que diga quiero hacer de tal.

¿Y trabajar con alguien?
Me gustan las comedias musicales que es algo que nunca hice. Miro muchas cosas y me pierdo, probar en otro país también estaría bueno.

¿Tuviste propuestas de afuera?
No, excepto Dance que hice en Uruguay, y era para Italia. Nunca tuve algo concreto. Igual puede pasar, me gusta ir cambiando. Para mí la gente debe pensar ah, mirá, ella que hacía series ahora hace de boxeadora.

¿Cuáles son tus próximos proyectos?
Estaba ensayando una obra, Red Carpet con Javier Daulte, protagonizada por Joaquín Furriel, Muriel Santa Ana y Gloria Carrá, pero por el accidente de Joaquín paramos. El teatro me da adrenalina, porque nunca hice obra de texto, sí he hecho Patito Feo, cantando, pero saber que el público está ahí no sé qué va a pasar. Hace mucho que no subo a un escenario. Lo que hice era más mentiroso. Ahora no. Lo que pasó fue una pena porque estábamos ya a la mitad de la obra, fue un garrón lo que le pasó a Joaquín y nos asustamos mucho, así que estamos esperando que se recupere.

¿Y cómo vas a combinar teatro con otras cosas?
No me pasó, iba a estar en el escenario y la peli, pero no se dio. Creo que cuando el teatro ya lo tenés manejado debe ser más fácil, aunque no te podés equivocar. Me gusta poder hacer de todo un poco.

¿Cómo es el plan de rodaje?
Hicimos ya peleas pero vamos a empezar con las escenas de amor entre Leo y yo, estaba preocupada por las peleas, que se me vea bien, y entrenaba con el karateca medina y después con dos boxeadores. Esto lo hice para estar marcados. Leo está genial y entrenamos juntos y por separado, después yo empecé con Erica Farías, y mucho hay de coreografía, porque a mí me pegas una piña y me tirás. Entrenamos muchísimo y eso nos dio confianza, te va sacando el miedo

¿Viste peleas?
Sí, de peleas de boxeadoras jóvenes, fui a encuentros, y estuvo muy bueno, para ver el ring y todo lo de alrededor, eso me hizo amar al box. Le tengo mucho respeto porque la verdad es que la luchan, con constancia, por dos pesos, arriesgarte y hay muchos que quedan en el camino, pero es exponerte a que te muelan a palos con gente que te ve, en un punto es algo parecido a la actuación, te ponés ante una cámara y te ven.