Hace 37 años un disparo apagó la vida de “Ringo”

Bonavena era símbolo del boxeo argentino en la década del 70
En Nueva York peleó contra Muhammad Alí y dio dura resistencia. cayó a la lona en el asalto 15.
BUENOS AIRES / TÉLAM

Oscar ‘Ringo’ Bonavena, uno de los boxeadores símbolo de la Argentina en la década del ‘70, fue asesinado un sábado 22 de mayo, un día como ayer, pero de 1976, en la ciudad de Reno, estado de Nevada, en Estados Unidos.

ringo

Era una tarde gris y lluviosa en Buenos Aires y una noticia recorría el país: “Lo mataron a Ringo, lo mataron de un balazo”.   El disparo del rifle Winchester calibre 30-30 accionado por Willard Ross Brymer, matón a sueldo de un gánster llamado Joe Conforte, el dueño del prostíbulo Mustang Ranch de Reno, apagó un corazón que a partir de allí se alojaría para siempre en la memoria de todo un pueblo.Mientras eso sucedía, a unos 20 mil kilómetros de distancia, en Sudáfrica, vía cable coaxil, el recordado relator de boxeo Osvaldo Caffarellitrasmitía por Radio Rivadavia cómo otro grande del ring, Víctor Galíndez, combatía a todo coraje contra Ritchie Kates, defendiendo el título mundial medio pesado.

De pronto se hizo un silencio en medio de la transmisión radial: “Tenemos que informar que Bonavena murió hoy en Nevada, estamos consternados, esperamos que haya más precisiones al respecto”, dijo Caffarelli.

Ese día de mayo no fue una tarde más. Los argentinos venían recibiendo golpes bajos con asiduidad. Dos meses antes, un grupo de militares había derrocado al gobierno de María Estela (Isabel) Martínez de Perón usurpando el poder constitucional e instalando en la Argentina un reinado de terror.

Eran las 06.20 en la Costa Oeste de Estados Unidos, cuando un disparo traicionero de un matón acertó al pecho de ‘Ringo’ Bonavena, provocándole la muerte instantánea a los 33 años.

El argentino vivía en una casa rodante cercana al Mustang Ranch, un burdel situado en las afueras de Reno, propiedad del matrimonio Joe y Sally Conforte. La mujer era manager de su ya declinante campaña boxística.

Las relaciones entre el boxeador y la señora Sally no eran del agrado del mafioso Joe, quien junto al sheriff del lugar, Robert De Carlo, le había sugerido a ‘Ringo’ que se alejara del Mustang para evitar mayores complicaciones a la ya deteriorada relación de los esposos Conforte.

Bonavena era un ídolo deportivo con todas las letras, grande de cuerpo, de voz finita, aprendiz de cantor, bueno con los amigos y noble de corazón.Unas 150 mil personas despidieron a ‘Ringo’ una semana más tarde, poblando las inmediaciones de un Luna Park que jamás se vio tan triste, ratificaron el cariño hacia el hombre que en el ring hizo sufrir a un grande.

Entre sus 67 peleas quedará en el recuerdo la noche del 7 de diciembre de 1970, en el Madison Square Garden de New York, donde cayó en el 15to. round ante el gran Muhammad Alí.

No Comments Yet

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.