¿Hay un rey en los medianos?

A pocos días de que Miguel Angel Cotto, monarca mediano del CMB, enfrente al australiano Daniel Geale en el Barclays Center de Brooklyn, New York, la pregunta repetida entre los fanáticos es si esta histórica categoría de las 160 libras cuenta con un verdadero “Rey”, es decir un campeón que reúna la unanimidad con respecto a su supremacía en la división. Y teniendo en cuenta la cantidad de monarcas con que cuenta esta división, no parece difícil imaginar una respuesta. Al título que ostenta el boricua, debemos sumar los que poseen Gennady Golovkin, como Súper Campeón AMB y un poco entendible título de “campeón interino” del CMB. Daniel Jacobs es el monarca regular de la AMB, Andy Lee es el campeón de la OMB y en pocos días David Lemieux y Hassan N’Dam N’Jikam van por el cetro vacante de la FIB.

box_g_golocotto_cr_576x324

Y mi opinión es que hoy, esta categoría, que supo contar con campeones indiscutidos como Carlos Monzón , Marvin Hagler, ‘Sugar’ Ray Leonard , Thomas Hearns, Roberto Durán o Bernard Hopkins entre otros, carece de un monarca indiscutido. Es decir, no tiene Rey y Miguel Angel Cotto, es en gran parte culpable de esa anomalía en la estadística y en la consideración de los fanáticos.

No es ninguna novedad que Cotto es apenas un welter natural que jamás consigue superar las 156 libras yendo al límite de su tonelaje. Tampoco es novedad recordar que en su única pelea como mediano, enfrentó a un campeón (Sergio “Maravilla” Martínez) que padecía los efectos de sus lesiones, que nadie entendía cómo podía mantener consigo el cinturón de monarca ni tampoco como le fue permitido enfrentar al boricua, cuando el mismo Maravilla reconoció, previo a la batalla, que no estaba en condiciones ni siquiera de correr durante los entrenamientos.

No es necesario rememorar el tamaño del fiasco que resultó aquella batalla. Lo importante fueron sus consecuencias, ya que se le otorgó el título de mediano a un ganador que no fue, no es, ni nunca será un mediano y peor que eso, condenaron el futuro de la división, ya que, como era de suponer, Cotto nunca aceptaría enfrentar a lo más peligroso de la división, o sea, auténticos medianos como Gennady Golovkin, David Lemieux, Peter Quillin, Andy Lee o Daniel Jacobs, por nombrar solo a los más importantes.

El 6 de junio, Cotto defenderá su título ante un rival como Daniel Geale, que ya recibió una paliza de GGG y el cual, el día del pesaje, no podrá superar las 157 libras. Aun así, por tamaño y mejor alcance, el australiano se ve en lo previo como un rival complicado, por más que resulte poco probable que logre vencer a Cotto.

LAS DUDAS DE GGG Y LA SORPRESA DE ANDY LEE

Tenemos claro, que Miguel Cotto, nunca será el rey de los medianos, pero tampoco Gennady Golovkin puede reclamar para sí ese privilegio. El kazajo es rehén de su contundencia, nadie parece querer enfrentarlo y ello hace imposible evaluar sus límites. Ha noqueado todo lo que le han puesto por delante, pero no ha enfrentado a lo que, presuntamente, es lo mejor en la división. Al mismo tiempo, en su más reciente batalla, donde enfrentó a un rival como Willie Monroe Junior, de muchas condiciones, pero sin la experiencia y el rodaje necesario para una pelea tan exigente, GGG nos enseñó muchas fallas en su defensa. Empezando por su falta total de movimientos laterales a la hora de quitarse combinaciones en velocidad y una asustadora carencia de bloqueo a la hora de evitar los metrallazos que le llegan por el centro de la guardia.

Pese a todo lo mostrado hasta el presente, Gennady Golovkin parece tener aún asignaturas pendientes, que, quizás, nunca pueda completar, ya que esa misma falta de rivales lo obligará a subir a las 168 libras. Un posible suicidio a su carrera, ya que carece del tamaño adecuado para medirse con rivales de la peligrosidad de Andre Ward o Carl Froch.

Andy Lee, por su parte, es un sorprendente campeón de la OMB y que, como muy bien recordaba nuestro Dan Rafael, “cumplió la profecía del gran Emanuel Steward, entrenador fallecido de Lee, de que su peleador ganaría un título mundial”. Lo consiguió noqueando a Mat Korobov en una batalla que estaba perdiendo en las tarjetas y luego debía defenderla ante el ex campeón Peter Quillin, pero este no alcanzó el peso y en la pelea no estuvo en juego el título. Sin embargo, contra todo pronóstico, fue una batalla pareja, donde los dos rivales fueron a la lona, que terminó en empate y Lee debió festejarla como una victoria, por más que en mi caso, considero que mereció ganar en las tarjetas.

Andy Lee se ha superado a sí mismo, ha contado con el factor suerte de su lado y para cualquier rival es un oponente de primera línea, sin embargo es imposible imaginarlo como un monarca en condiciones de barrer con la categoría.

LAS ASPIRACIONES DE DAVID LEMIEUX

El otro gran aspirante a ocupar un lugar de privilegio, parece ser el canadiense David Lemieux, que el 20 de junio, arropado por su fanaticada, en su casa del Bell Centre de Montreal, va en busca de conquistar el título mediano de la FIB (que dejó vacante Jermain Taylor por sus problemas con la ley) ante el camerunés residente en Francia, Hassan N’Dam N’Jikam.

En lo previo, parece que por fin se consagrará campeón y con una oportunidad traída de los pelos, ya que en realidad el título que debió disputar el canadiense, era el del CMB, donde figuraba en segundo lugar de la clasificación. pSin embargo, a comienzos de enero desapareció del listado, salvándose Miguel Angel Cotto de considerar esa pelea como una obligación.

Lemieux, superó esa instancia, también, al parecer, los problemas contractuales con su ex representante Yvon Michel, boxísticamente pasa por su mejor momento y va en busca de su ansiado cinturón de campeón. Desde aquel fatídico 2011 cuando perdió las dos veces que salió al cuadrilátero, ante Marco Antonio Rubio y Joachim Alcine, David Lemieux solo ha sabido de victorias, algunas contundentes como la última cuando destrozó en diez asaltos a Gabriel Rosado el pasado seis de diciembre.

Si como todos esperamos Lemieux, que ahora pelea bajo contrato promocional con Oscar dela Hoya y Golden Boy Promotions, conquista el cinturón de la FIB, estará posicionado para buscar las grandes peleas. Y cualquiera puede imaginar que entre esos rivales podría estar el ganador de una posible pelea entre Miguel Cotto y Saúl “Canelo” Alvarez, ya que, además de la sintonía entre promotores, el canadiense en términos de tamaño es de los más apropiados para enfrentar a un welter o súper welter natural como Cotto y Canelo respectivamente.

No obstante, tampoco, manejando esas opciones, hay posibilidades de que Lemieux se convierta en un dominador absoluto de la división. Sus condiciones son respetables, pero hay mejores como GGG o el mismo monarca AMB, Daniel Jacobs, el cual desde su única derrota – en el 2010 ante Dmitry Pirog – ha ganado todas sus peleas por KO y junto a GGG, se muestra como lo más sólido de la categoría y esperando también a los grandes rivales.

Los restantes nombres de aspirantes a llegar a la cima, son pocos y su calidad no parece suficiente para pisar fuerte en la división. Son los ingleses Martin Murray y Billy Joe Saunders que es el primer retador de la OMB , así como el argentino Jorge Sebastian Heiland y el bahamense Tureano Johnson, primero y segundo en el ranking CMB, sin descartar al australiano ex campeón de la FIB, Daniel Geale, en caso que a todos nos sorprenda venciendo a Cotto el próximo 6 de junio.

La división mediana transita por un momento de horas bajas, donde cada campeón parece estar esperando por enfrentar a verdaderos rivales, mientras que todo camino hacia las unificaciones choca con las diferencias entre las promotoras, el temor a enfrentar a Gennady Golovkin y las limitaciones que su peso le provoca, a la hora de aceptar o elegir rivales , a un campeón accidental como Miguel Ángel Cotto.

Somos poco optimistas de que ese escenario cambie a corto plazo y por esa razón, es imposible imaginar a alguno de los nombrados como el futuro Rey de la categoría.

FUENTE: Bernardo Piatti, ESPN Boxeo
http://espndeportes.espn.go.com/news/story/_/id/2383512/hay-un-rey-en-los-medianos