“La Tuti” Bopp, en la universidad del boxeo femenino mundial

La bonaerense venció con claridad a la dificilísima Bermúdez y se posiciona en lo más alto
Por Edgardo Rosani (Morresi)
Director www.boxeo-boxing.com

La bonaerense Yésica “La Tuti” Bopp demostró en la noche del sábado, que puede considerarse la mejor boxeadora argentina del momento y, sin lugar a dudas, una de las cinco mejores del mundo. No estamos apelando a la rica historia como amateur o a sus 20 peleas de título del mundo, con rivales de bajo o medio calibre. Ahora le ganó a otra campeona como “La Bonita” Bermúdez, hasta con cierta claridad. En nuestra tarjeta, exactamente ubicados al borde del ring y al lado de nuestro querido amigo y veterano maestro Carlos “Mandíbula” Rodríguez, vimos una diferencia de seis puntos, 98 a 92.

La Tuti Bopp retuvo con éxito los titulos minimosca AMB y OMB

La Tuti Bopp retuvo con éxito los titulos minimosca AMB y OMB

Bopp ganó con claridad la primera mitad de la pelea, en un 5 a 0 irremontable. Se podrá discutir si además del 6º y del 7º asalto que pierde con claridad por equivocar el planteo y hacerle caso a su orgullo, a su corazón y a su coraje, también podría haber perdido el 8º, de acuerdo con la apreciación con la que se mida. Ganó los últimos dos, sufriendo, como corresponde a un gran campeón. En ese caso, la tarjeta hubiera arrojado un 97-93 claro, que para una pelea entre dos de las mejores boxeadoras del mundo, implica una superioridad notable de una sobre la otra. Inapelable.

Luego vendrán las disquisiciones sobre la diferencia de categorías –Bopp pelea en mini mosca y Bermúdez hasta ha reinado en gallo, con otro físico, tres divisiones por encima de la habitual de “La Tuti”- si Bopp terminó más magullada que Bermúdez, quizás pagando precio a esos dos asaltos mencionados y a su sacrificio, coraje y ovarios. Algo es más que claro, no hay ninguna duda que Bopp fue superior a Bermúdez. Usted elija la tarjeta que más le guste o que su entendimiento sobre la materia le marque. Dos puntos –como marcó la TV- a quienes respetamos pero no compartimos en absoluto, cuatro para dos de los jurados con el detalle de 7 a 3 como Hugo “Sergio Denis” Tourville y Javier Geido o hasta los seis puntos que falló otro de los jueces, Juan Carlos “Alta llanta” Palmieri, coincidiendo con nuestra tarjeta. En cualquier caso, Bopp no dejó dudas. Es la mejor de las dos, sin antes demostrar sacrificio, sufrir, guapear y llevarse magulladuras en su bello rostro.

En los primeros cinco capítulos, Bopp llevó a la escuela a Bermúdez. La boxeó, la hizo errar, la sumergió en un mar de dudas, la dejó sin ideas para resolver, se ganó al público y se lució con gran habilidad y conceptos.  Aceptó el toma y traiga del 6º al 8º, un planteo que si bien no le redituó, dejó en claro lo que se le pedía, el plus de las grandes. Ganó los dos últimos, precisamente los asaltos que los expertos opinan que un gran campeón debe ganar. Muy bien para el preparador físico Emiliano D’ortencio.

Un párrafo para el querido equipo de Bermúdez. Recuerden que tanto Bermúdez como Bopp trabajan con el promotor Osvaldo Rivero, por lo que tenemos amplia confianza. Estimados Bermúdez, la propia Bopp en el centro del ring, respondiendo a una pregunta de nuestro querido amigo Martín Perazzo al aire para TyC Sports le consultó acerca de la actitud -tanto de Daniela como de su padre y su hermano- acerca de hacer un no con los dedos y ensayar una protesta inexplicable. La inteligente Bopp le respondió sin hesitar “Qué lástima, así no crecen”. Bermúdez, vea la pelea, corrija los errores. Daniela es una gran campeona, que fue superada por una boxeadora que es mejor, sólo eso, no es para enojarse ni discutir lo que no se puede discutir. Aprendan de ésta derrota, Daniela tambi´çen está para más, deberá seguir aprendiendo, corrigiendo y habrá que fomentarle en la cabeza que, sobre el ring, ella tendrá que aprender a resolver los problemas y no escuchar a un rincón que a los gritos sólo le indican “vamos, bien, así, etc” De onda y con el aprecio que le tenemos a todo el grupo.

Bopp está en la cima del boxeo nacional y entre las mejores del mundo, con sus flamantes 30 años, 20 peleas de título mundial ganadas –no contamos la de Jésica Chávez en México, pelea que nunca quedó en claro. Sufrió, guapeó, se lució y demostró ser la mejor, ya no sólo entre las dos, sino a nivel nacional, contando con la decepcionante derrota de Erica Farías en Bélgica, la actualidad de Yésica Marcos, la ausencia de “Locomotara” Oliveras y de la falta de triunfos relevantes de la legendaria “Tigresa” Acuña.

“La Tuti” Bopp está dando cátedra en la universidad del boxeo mundial. Disfrute amiga campeona. Ya demostró que está para más. Le sobran condiciones, físico, carisma y popularidad. Continúe en ésta senda, llegarán más logros. Vaya por Kertikian o por la que se precie. Hay Tuti para rato! Nuestras sinceras felicitaciones.