Las dos caras del campeón

La intimidad y primera aparición pública en el MGM del Chino Maidana
Por Carlos Irusta
ESPN.com        

LAS VEGAS — Marcos Maidana nos abrió las puertas de su suite en el MGM. Mientras comenzaba a formarse un grupo compacto de público en el lobby, El Chino se rodeó de sus seres más queridos: mamá Olga, papá Orlando, su hermano, Orlando y su hijo, de diez años recién cumplidos, Nahuel. Se apareció con una bata de seda negra, elegante y sonriente, como si no lo estuviera esperando Floyd Mayweather el próximo sábado.

Marcos Maidana

Ramón Cairo – Con mamá Olga bien cerca suyo

 En el lobby comenzaban a agruparse los primeros argentinos, incluyendo a muchos de los cuarenta periodistas (número todavía estimado y no oficial) que cubrirán la pelea para la Argentina, incluyendo dos transmisiones simultáneas: la TV Pública con relatos de Osvaldo Príncipi y Combate Space, con Juan Larena.

 Maidana y todo su equipo llegaron el lunes a Las Vegas y decidieron que, dentro de lo posible, iban a cortar todo vínculo con el exterior, al menos por un día. “El Chino está muy pero muy bien -nos dijo su asesor, Sebastián Contursi, a quien encontramos en el lobby, a eso del mediodía-. De hecho, cuando llegó a Oxnard, Ariza le hizo un examen a fondo, para saber si había entrenado bien en Santa Fe, y aprobó totalmente el examen. Claro que la pelea es difícil, pero está en claro que Maidana va a subir a ganar, amparado en su coraje y su fortaleza”.

Apenas una hora más tarde, en su suite, Maidana se probó la ropa que utilizará en el ring: dos pantalones de combate, uno bordó y uno negro, confeccionados por Gustavo Arce. Este hombre, quien posee una casa de ropa de diseños exclusivos en Buenos Aires, es el que hoy viste a Maidana dentro y fuera del ring. Todo empezó cuando Sebastián Contursi le recomendó que fuera a probarse alguna ropa, para la fiesta de los trofeos Olimpia. Maidana, quien fue Olimpia de Oro el año pasado para el Círculo de Periodistas Deportivos de Buenos Aires, lució muy elegante y, desde ese mismo momento, nació una relación entre Arce y Maidana: El Chino adoptó la ropa y todos contentos.

 Luego, se tomó tiempo para un breve relax, en la cama, leyendo una revista de boxeo (“Ring Side”). El hombre está en plena forma, y se confía en que llegará sin ninguna dificultad al pesaje del viernes. En un clima tranquilo, y de pocas palabras -ya se sabe que Maidana es elocuente con los guantes puestos-, El Chino se probó los pantalones de combate, aunque no optó aún por ningún color en especial.

 Luego, con su ropa de vestir recién entregada -jeans, saco color tiza, camisa floreada y elegantes antojos oscuros-, bajó al lobby, acompañado de todo su grupo, incluyendo claro a Robert García. Su preparador físico, Alex Ariza, el médico Walter Quintero y el primo hermano y confidente de Maidana, “Pileta”, además de uno de sus principales sponsors, Hugo Basilotta.

Marcos Maidana
Ramón Cairo – El campeón se relajó leyendo…

Maidana lució tan tranquilo como nunca, y en todos los casos, se mostró muy confiado de sus posibilidades. No solamente cuando habló en público en el escenario -aparecieron muchas voces alentándolo, aunque la mayor cantidad de argentinos llegará en los próximos días- sino también luego, cuando en un salón privado del MGM atendió a la prensa.

“Me siento muy confiado y con un muy buen entrenamiento para esta pelea”.
“Estar con mis padres y mi hijo me da una gran confianza y por eso vinieron conmigo esta vez”.
“Claro que el mejor regalo que le puedo dar a mi hijo, Nahuel, que ya cumplió diez años y también me acompaña, es una victoria, eso espero conseguir el sábado”.
“Es muy difícil conectarlo a Mayweather, pero si lo logro, lo puedo lastimar. No pienso desaprovechar ninguna oportunidad “.
“Me siento muy feliz de hayan reconocido mi trabajo y le agradezco a Mayweather que me dio la oportunidad de pelear con él”.
“Creo que lo puedo noquear pero también puedo vencer por puntos, él no tira muchos golpes”.
“La gente me va a ayudar mucho, en esta pelea no voy a especular nada: voy a salir a ganar, y le tengo que dar el gusto a la gente”.
“Una vez que subo a ring salgo a atacar. Mi estilo me lleva a pelear, a buscar el riva. Mayweather me puede lastimar pero yo lo voy a buscar”.
“La gente tiene su opinión, pero puedo ganarle a Mayweather”.
“En esta pelea tengo que demostrar todo lo que aprendí y esta es mi oportunidad”.
“Yo vine a pelear y ganar, y no a cumplir”.
“Estoy dejando que pase el tiempo, pero cuando me acuerdo (de la pelea) está cada vez más cerca” (risas).

 Finalmente, Maidana volvió a su suite, en medio de un enjambre de periodistas, curiosos y aficionados que pugnaban por un foto, un autógrafo o simplemente, poder tocarlo.

Un rato antes, cuando estaban por salir de esa suite para hacer la aparición pública -Mayweather llegó mucho después por lo que nunca estuvieron frente a frente hasta ahora- se produjo el siguiente diálogo entre Contursi y Maidana:
-Chino, si aparece Floyd no lo dejes crecer, porque enseguida habla y mucho&
-Tranquilo, Contu -fue la respuesta-, que él haga lo que quiera, total… en el ring quedamos los dos solos…