Melián, entre su “debut” y la riesgosa posverdad de la FAB

TEXTO: ANDRÉS MOONEY / A LA VERA DEL RING. FOTOS: RÉCORD DE FIGHTFAX Y AIBA.

https://www.alaveradelring.com/single-post/2017/11/10/Meli%C3%A1n-entre-su-%E2%80%9Cdebut%E2%80%9D-y-la-riesgosa-posverdad-de-la-FAB

Dependiendo del criterio que se tome, “el Impacto” hará su séptima, decimosexta o primera pelea profesional. La Federación y un relato cada vez más riesgoso. POR ANDRÉS MOONEY.


Todos, sin excepción, aportaron su granito de arena a la confusión que reina en el boxeo a nivel mundial. Las entidades que regulan el deporte profesional, con su multiplicación de títulos que restó prestigio y seriedad a los campeonatos, y el organismo madre del pugilismo amateur, que en busca del (cada vez menos) dinero y poder de aquellas, saltó el alambrado y borró los límites entre la competencia formativa y olímpica y la netamente comercial.

Por eso, mientras que algunos consideran ciertas peleas como amateurs, otros las tienen por profesionales, y no logran ponerse de acuerdo. Tal es el caso del cordobés Alberto Melián, que para el seguidor habitual del boxeo argentino el sábado 16 de diciembre, en la FAB, hará contra el salteño Diego Santillán su debut absoluto como púgil pago.

Sin embargo, su pasado compitiendo en los certámenes profesionales de AIBA divide criterios. Para la Federación Argentina de Boxeo (FAB), Melián realizó seis combates profesionales, pues esa es la cantidad de presentaciones que tuvo en la AIBA Pro Boxing (APB), donde ganó cuatro combates y perdió dos. Para el prestigioso sitio (de suscripción paga) Fight Fax -que provee de récords a las comisiones más importantes Estados Unidos-, en cambio, Melián tiene 15 peleas en el profesionalismo, con 12 triunfos (1 KO) y tres reveses. Es que Fight Fax, a diferencia de la controversial norma que sigue la FAB, suma no sólo las peleas hechas en APB sino también las realizadas en la World Series of Boxing (WSB).

El récord de Melián en Fight Fax

Así las cosas, toda vez que Melián se suba a un ring, cabrá la (absurda) posibilidad de que el anunciador le lea tres récords distintos: el de la FAB, con sus seis peleas en la APB; el norteamericano (Fight Fax), con sus 15 presentaciones entre APB y WSB; y el del observador del boxeo nacional habitual, para quien aún no debutó como profesional. 

La posverdad que envuelve al boxeo doméstico pretendió instalar estos campeonatos de AIBA como exitosos, y la realidad les contestó con un baldazo de agua helada deportivo y económico: ninguno de los seis boxeadores clasificados a Río 2016 llegaron a los Juegos Olímpicos por esas vías, y ninguna de estas ligas le aportó un centavo a las arcas de la FAB –por el contrario, según le dijo el influyente dirigente Osvaldo Bisbal a este medio, la WSB, que no tendrá a Argentina en su próxima edición, fue deficitaria-.

Con el uruguayo Sampson Lewkowicz como su nuevo manejador, Melián, uno de los mejores aficionados argentinos en los últimos años (participó en los Juegos de Londres 2012 y Río 2016), le apunta al gran mercado estadounidense, donde entienden que debutó como púgil pago en diciembre de 2012, ocasión en la que hizo su primera pelea para la WSB.

Entre tanto terreno movedizo, la FAB tiene la posibilidad de hacer una mirada introspectiva que le permita saber qué es más redituable: asumir los errores del pasado para intentar una evolución de cara al futuro o persistir con necedad en la construcción de un relato con cada vez menos adeptos.

No Comments Yet

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.