Muerto el rey, ¿viva quién?

El retiro, el supuesto dopaje, los records, el dinero, y además de todo eso, el que ocupe su lugar como Nº 1 libra por libra, sucesor que no se avisora. Todo quedó dando vueltas con la por ahora ida de Floyd Mayweather de los rings, algo para lo que el boxeo mundial deberá reacomodarse.

Por Gustavo Nigrelli
http://www.diariopopular.com.ar/notas/237273-muerto-el-rey-viva-quien

Cuesta creerle a Floyd Mayweather cuando habla de su retiro del boxeo a los 38 años, invicto en 49-0-0, 26 KO, máxime cuando lo mismo hubo anunciado otras veces –especialmente en 2007 en que estuvo inactivo por 2 años- y volvió.

Muerto el rey, ¿viva quién?

Y más aún cuando sabido es que en la próxima, con sólo poner un pie en el ring, gane o pierda por KO en el 1º round, puede llegar a ganar cerca de 100 palos verdes.

Él retruca: “me ofrecen plata y ya tengo”. Y es cierto.

Tan cierto como que también tenía y mucha antes de firmar este último contrato con Showtime de 250 millones de dólares por 6 peleas, y ya varias veces había sido el deportista mejor pago del mundo en un año.

Floyd llegó a un punto donde todo lo que pase, a favor o en contra, es negocio, y todo lo que diga y haga, potencia cualquier negocio.

Quizás lo menos importante sea lo que pase sobre el ring, y por eso su victoria ante André Berto del último sábado en el MGM Grand de Las Vegas, donde retuvo sus coronas mundiales welter AMB/CMB, es anecdótica.

Se habla más de su supuesto dopaje en la pelea frente a Manny Pacquiao que de su retiro y de André Berto, y eso no se sabe si es una maniobra suya, de alguien, o producto de la casualidad.

Hasta puede llegar a pensarse, tal como se dieron las cosas, que es todo mentira, y sí parte de un ardid publicitario para ir fogoneando una revancha frente al filipino, que de otro modo no tendría sentido.

De hecho, Pacquiao y su gente ya están reclamando un nuevo pleito, “sin lesión y con Fair Play. Y sin favoritismos”, recalca el Pac Man, en alusión a la limpieza de procedimientos que a él tanto le exigieron y controlaron, que no se observó con Mayweather.

Es más; según Pacquiao, a él le negaron inyectarse un analgésico permitido (Toradol) la noche previa al combate para aliviar su dolor en el manguito rotador del que luego fue operado.

La polémica surgió porque según parece, Mayweather se inyectó por vía intravenosa una solución salina con vitaminas no prohibidas tras el pesaje, para poder hidratarse mejor luego de éste.

La mezcla, que según parece fue de unos 750 ml en total, no está considerada doping por la USADA (Agencia Antidopaje de United States). Pero el método inyectable sí está prohibido por la WADA (Agencia MUNDIAL Antidopaje), organismo madre del que la USADA dice seguir sus lineamientos.

El problema es que la WADA prohíbe algo que la USADA no, y el contrato de los púgiles era con la USADA. Pero a su vez, la USADA dice responder a la WADA, y de allí viene la controversia. La WADA autoriza como exención hasta un máximo de 50 ml.

Y si bien Mayweather dice haber avisado del suministro de tal sustancia en tiempo y forma, la aprobación del mismo se otorgó 3 semanas después del combate, tras lo cual recién allí se le informó tanto a la Comisión Atlética de Nevada (CAEN), como al equipo de Pacquiao.

Por supuesto, esto molestó a la CAEN, que como organismo responsable del control oficial del evento es quien debe conceder o denegar tales permisos, y no el cuerpo que hace las pruebas.

Sin embargo, extrañamente, pese a no estar nada prohibido, la cosa quedó bajo secreto de confidencialidad.

Ahora bien. ¿Quién lo divulgó y por qué dos días antes de la pelea de Berto?

Todo partió de un artículo periodístico del escritor Thomas Hauser en el portal SB Nation. ¿Cómo se enteró? ¿Quién traicionó la confidencialidad y por qué justo en la previa a la pelea de Mayweather, cuando la venta de tickets estaba floja? ¿Por qué era un secreto? ¿Por qué no se delegó la decisión de la venia a la CAEN como correspondía?

El tiempo develará mejor que nadie todos estos interrogantes según cómo se sucedan los hechos.

Mientras tanto, el retiro de Floyd plantea otros, y a la vez un gran bache, como por ejemplo, determinar quién es o será el nuevo Nº 1 libra por libra. Quién el deportista mejor pago del año. Y cómo se llenarán las vacancias de las coronas que deja huérfanas, como la welter y superwelter del CMB (la AMB tiene campeón regular en ambas, Keith Turman y Erislandy Lara respectivamente. Mayweather era supercampeón).

Amir Khan, Danny García, Shawn Porter en welter, Canelo Álvarez y Miguel Cotto en superwelter, podrían heredar sus cetros. Y a la vez, además del Pac Man, ser próximos objetivos para tentar su vuelta. O por qué no, Gennady Golovkin en mediano.

Pero según quién emerja y cómo evolucione todo, también pueden ser los nuevos reyes del boxeo.