Narváez noqueó y Paz gustó y ganó

Casi cuatro mil almas presenciaron anoche la velada boxística que se desarrolló en el Anfiteatro de Villa María, donde Omar Narváez fue un “Huracán”, “el Puro” Paz se consagró entre su gente y en el duelo femenino “la Cobrita” Aguirre se quedó con el cetro Sudamericano. También ganó Centeno
Escribe Gustavo Ferradans

Fotografías Víctor Alvez
http://www.eldiariocba.com.ar/noticias/nota.asp?nid=81402
Omar Andrés Narváez (52,100) venció por nocaut promediando la cuarta vuelta al mexicano Antonio “Tostado” García (52,475), en el combate principal desarrollado en el Aanfiteatro Municipal de esta ciudad, ante casi cuatro mil personas, en un espectáculo organizado por OR Promotions y que contó con el auspicio del Ente Deporte y Turismo de esta ciudad.
Por su parte, el pozomollense, radicado en esta ciudad, José “el Puro” Paz (69) se consagró campeón Mundo Hispano de los Superwelter, al derrotar por amplio fallo unánime al catamarqueño Carlos Saúl Chumbita. Todas las tarjetas de los jurados coincidieron al fallar 98-91, dejando en claro la superioridad del púgil local, que fue acompañado por una bullanguera hinchada del Sindicato de Camioneros, sponsor del pupilo de Leonardo Rivera.
En otra de las peleas, el púgil de Pozo del Molle, ahora radicado en Mendoza, Horacio Centeno (60,800) le ganó por nocaut  técnico en el quinto round a Diego Sañanco (59,500). Centeno fue de menor a mayor y logró una clara victoria, tras enviar a la lona en el quinto asalto y luego de la cuenta de protección fue a definir la pelea con varias combinaciones que motivaron que el rincón de Sañanco tirara la toalla, abandonando la pelea y determinando el triunfo por nocaut técnico para el nuevo pupilo del excampeón Mundial Pablo Chacón.
En otra pelea titular, en un combate deslucido y de pocas emociones, la cordobesa Natalia “la Cobrita” Aguirre (58,500) venció por puntos en fallo unánime a María Soledad “la Hermosa” Capriolo (58,900). Los jurados fallaron 98-92 (Tavella), 96-94 (Jue) y García (98-92).
Aguirre se consagró campeona Sudamericana.
La restante pelea fue la que abrió el espectáculo, en el que Alan Luques Castillo (54,500) le ganó por nocaut en el tercer asalto a Jesús David Aguirre (54,500).
 Gustó y noqueó
Las cinco peleas fueron de interesante desarrollo y tres de ellas culminaron antes del límite.
En el combate principal, el chubutense Omar Narváez ganó sin dejar dudas, siendo el protagonista de la pelea, llevando la iniciativa a diferencia de otras veces y desbordando con manos en distintos ángulos a su rival. El campeón que suele de ir de menor a mayor, fue de “más a más”, ante un rival que sólo en la segunda vuelta pudo soltarse y conectar algunos golpes claros sobre la humanidad de Narváez. Igualmente fue el chubutense el que ganó las tres primeras vueltas que fueron muy intensas. En el cuarto, el campeón salió decidido a terminar la pelea rápidamente, cambió su guardia a diestro y confundió a su joven rival. Promediando la vuelta, el campeón conectó un terrible gancho al hígado del retador que lo mandó a la lona para toda la cuenta.
De esta manera, Narváez defendió con éxito su título Supermosca de la OMB.
Mucha gente (y periodistas), se mostró confundida por no entender lo que realmente establece el reglamento de la OMB, cuando un retador no da la categoría (ver “De reglas y polémicas”). Es que más allá de que el reglamento de una entidad roce el nivel de “mamarracho” el combate entre Narváez-García se consideró por el título.
 Segundo título
La pelea entre “el Puro” Paz y el catamarqueño Carlos Chumbita tuvo un desenlace casi inesperado. El nocaut que muchos presagiaban no llegó nunca y más allá del castigo que le propinó el púgil radicado en esta ciudad a su rival, el catamarqueño terminó el combate de pie.
Paz castigó a voluntad, mostró una superioridad abrumadora con respecto a su rival, que tuvo mucho corazón y garra, y una asimilación al castigo sorprendente.
La victoria a Paz le permitió sumar su segundo título (el anterior fue el Provincial de los Superwelter) y, seguramente, subir unos cuantos lugares en el escalafón internacional del Consejo Mundial de Boxeo.
De todas maneras, su rival lo complicó en algunos pasajes, conectando golpes claros, que dejan ver que hay aspectos defensivos para corregir.
 ¿Por que fue por el titulo? – De reglas y polémicas
Con polémica y confusión la pelea de Narváez-García anoche en el Anfiteatro fue por el título. Más allá de quedar fuera de categoría el retador mexicano, luego de pasar dos veces por la balanza.
La discusión desatada dejaba entrever que la pelea no tuvo el título Mundial Supermosca de la OMB. Al menos para el sentido común de la gente. Pero, para algunas entidades de boxeo y sus reglas, el sentido común es el menos común de los sentidos.
La protección del negocio y la televisión (que es un factor de ingreso importante), hace que las reglas se acomoden al gusto de ambos.
Es por eso el Apartado de Campeonatos, en su Sección 4 – Peso; en el apartado C “los concursantes con sobrepeso”, en su artículo 2,  dice: “Si el campeón hace el peso y el retador no lo hace, el campeón, si pierde la pelea, deberá retener el título”.
Es por ese motivo que la pelea de anoche fue considerada con título en juego y se sumó como una defensa válida del campeón, en este caso, el chubutense Omar “el Huracán” Narváez.
 Fotografías: 1) Narváez despejó dudas y ganó en forma contundente
2) “El Puro” Paz, es el nuevo campeón del mundo
hispano
3) El mexicano Antonio García escucha en el piso la cuenta del árbitro, luego de recibir una mano al hígado por parte de Narváez que lo terminó noqueando
Centeno se presentó con nuevo rincón y ganó por nocaut
Jesús Aguirre en la lona escucha la cuenta tras ser derribado por Alan Luques Castillo
Paz dominó y castigó a voluntad ante un rival que fue “puro corazón”
Aguirre le ganó a Capriolo, por el cetro Sudamericano femenino de los Superplumas