Omar Narváez, el señor boxeo!

Noqueó a un mexicano de ocasión, pero sigue demostrando su clase, su calidad y su nivel excepcional a los 38 y con una mano…
Por Edgardo Rosani (Morresi)
Director www.boxeo-boxing.com

El pasado sábado por la noche, en la previa, nos aprestábamos a ver una nueva clase de boxeo dictada por el hombre record del boxeo argentino, Omar Andrés “El Huracán” Narváez, un caso atípico por donde se lo mire en cuanto a números del boxeo nacional, por lo que invitamos a los “estudiosos” de las estadísticas a ayudarnos con la tarea de comparar los 29 combates de título del mundo con algún otro “monstruo” del planeta que tenga tantas peleas por una corona ecuménica. Ejercicio para la casa amigos periodistas especializados.

Narváez noqueó y  Paz gustó y ganó

Omar Narváez en acción – Foto Diario Villa María

Cuando Narváez y el mexicano García subieron al ring, abandonamos el estratégico puesto en el camión de exteriores de la TV desde el que monitoreamos todo el show y estamos atentos a lo que pueda ocurrir desde nuestra importante posición en el armado del show y nos fuimos a ubicar, como en cada pelea de Narváez, en el mismísimo borde del ring. La idea, disfrutar de uno de los boxeadores más talentosos que hemos visto en toda nuestra vida, no tenga dudas, un privilegio que jamás olvidaremos.

Narváez comenzó de menor a mayor, un sello típico en su carrera. El mexicano demostraba enjundia, guapeza y pocas ideas. El patagónico comenzó a tomar el control de la situación desde el segundo round y el desenlace llegó con una izquierda al hígado que, y ahora si en carácter de recomendación, consejo o sugerencia a todas las escuelas de boxeo, debería ser mostrado una y mil veces en las escuelas de boxeo. Clásica definición con efecto retardado, un mexicano que no podía recuperarse por el efecto terrible de la mano a la zona hepática y fiesta en una plaza “rara” para el boxeo nacional en un maravilloso estadio, reservado para más de 20º de temperatura.

También debemos despejar dudas en cuanto a la preparación de Narváez y al segundo pesaje en el que incurrió y, ni siquiera, mencionamos al mexicano y su equipo que no llegaron al peso pactado. Conocemos a Narváez, formamos parte de su equipo, tenemos confianza y diálogo profundo con él. No tenemos dudas que puede dar el peso, no sin antes esforzarse más de lo acostumbrado, algo casi lógico. Tiene 38 años, el cuerpo va cambiando, mutando, pero ese proceso y su explicación, corresponde a la rama de la medicina, no a nosotros.

Desdramatizar esa circunstancia del pesaje inicial del patagónico, sobre todo para aquellos que lo fustigan, aunque no los entendamos. Muchachos, éste diminuto gigante tiene 29 peleas de título mundial, entienden lo que significa? Creemos que no, porque excepto en aquellas peleas del Luna Park en las que estuvieron presentes, jamás vimos a los detractores en otro estadio… Avisen si necesitan para el micro, a lo mejor hacemos una vaquita entre todos y pueden asistir y disfrutar como nosotros…

El decano del boxeo argentino, Omar Narváez, trasladó sus clases a la universidad del anfiteatro de Villa María. Otra cátedra de boxeo. No brilla o no tiene las marquesinas como “Maravilla” Martínez o “El Chino” Maidana quienes triunfan en Estados Unidos, pero considerando las 5 o 7 fracturas que expone su mano izquierda, sus 38 años, sus 29 peleas titulares, sus 45 combates, sus 13 años y medio como rentado, su extraordinaria carrera amateur, su experiencia, su conducta y su boxeo, solamente podemos decirle: “Gracias Omar, simplemente gracias. Toda nuestra admiración y respeto. En su próxima pelea, seguramente ante el difícil mexicano Felipe Orucuta, en pelea mandatoria y en revancha de aquella dura prueba del Luna Park, volveremos a bajar del camión de exteriores, buscaremos nuestra custodiada y privilegiada silla a la vera del ring  y nos aprestaremos a seguir viendo con orgullo, su boxeo. Salud querido enano! Omar Narváez, el señor boxeo!