Quince asaltos con Ali: 40 años de su combate con Evangelista

Se cumplen cuarenta años del combate entre Muhammad Ali y Alfredo Evangelista. El español perdió, pero resistió quince asaltos y forjó su leyenda.

Por Álvaro Carrera

https://www.bing.com/news/search?q=boxeo&FORM=HDRSC6

Un asalto puede cambiar todo en el boxeo. En el caso de Alfredo Evangelista fueron quince, los mismos que resistió a Muhammad Ali. Tenía 22 años y dieciséis combates cuando firmó el combate. Ali contaba con 35 primaveras y un reinado como campeón mundial por dos divisiones (CMB y AMB) de tres años, derrotando entre otros a Foreman, Frazier o Norton. Poco le importó a Evangelista, que tras la rúbrica la pelea claro su arrojo. “Ali es un viejo. Acabaré con su reinado”, sentenció. Como era habitual, Ali se rió a carcajadas, “te destruiré en el quinto asalto”, replicó.

El anuncio del combate fue todo un cambio en la vida del púgil de Montevideo. “Llegué a Nueva York y tenía una limusina esperándome. ¡Parecía el campeón! Cuando regresé a España hice la preparación en Los Ángeles de San Rafael, y tenía un medico para mí solo a diario. Nunca pensé cuando vine de Uruguay que viviría eso”, apunta. El 16 de mayo de 1977 llegó, Evangelista se puso cara a cara ante Ali. Han pasado cuarenta años, pero al rememorarlo Evangelista, se vuelve a ver en el ring.

Imagen del combate entre Alfredo Evangelista y Muhammad Ali en 1977.

Imagen del combate entre Alfredo Evangelista y Muhammad Ali en 1977. DIARIO AS (DIARIO AS)

Sonó la campana y Ali hizo uno de sus característicos bailes provocativos, Evangelista le imitó. El público no paraba de reír. “Le estudié. Por ejemplo cuando hacía la bicicleta soltaba un golpe, lo sabía y di un paso atrás. Lo dejé perplejo”, evoca entre risas Evangelista. Durante los seis primeros asaltos el charrúa dominó. Todo el mundo pensaba que sería una victoria rápida para Ali, pero no estaba por la labor. “Yo creo que en los primeros asaltos jugó un poco conmigo”, reconoce.

Ali no era el mismo que en su juventud. Picaba como una abeja, pero no volaba como una mariposa. Le costó, pero acabó ganado. “Evangelista, un jabato”, tituló en su portada AS al día siguiente. El mundo se puso a los pies del español, “perder a los puntos fue una victoria”, reconoce sin titubeos. A Maryland llegó una leyenda, tras quince asaltos se bajaron dos. Evangelista forjó la suya ante el más grande.

Alfredo Evangelista posa tras recibir un homenaje de la WBC

Ampliar

Alfredo Evangelista posa tras recibir un homenaje de la WBC EMILIO COBOS (DIARIO AS)

No Comments Yet

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.