Superfly II, la consagración de los pequeños gigantes

Bernardo Pilatti | ESPN Digital
http://espndeportes.espn.com/boxeo/nota/_/id/4005044/superfly-ii-la-consagracion-de-los-pequenos-gigantes

 

La velada del sábado con tres grandes batallas en 115 libras puede tener muchos resultados, pero hay uno que es inamovible: el éxito anticipado de la cartelera. Y no es poca cosa para una división que no hace mucho tiempo era ignorada por el gran público y es considerada, incluso, para ser parte de eventos de PPV. El segundo “Superfly” repite a algunas figuras del primero e incorpora a otras, pero no pierde su enorme expectativa.

Srisaket Sor Rungvisai terminó con el invicto de Román González Chris Carlson/AP

Esta vez, los encargados de dar espectáculo y emoción serán Srisaket Sor Rungvisai vs Juan Francisco Estrada, Carlos Cuadras vs McWilliams Arroyo y Donnie Nietes vs Juan Carlos Reveco, mientras que en el evento anterior lo fueron Srisaket Sor Rungvisai vs. Román González, Juan Francisco Estrada vs. Carlos Cuadras y Naoya Inoue vs. Antonio Nieves.

En la primera velada solo fueron súper moscas, para la segunda habrá un duelo en 112 libras entre veteranos de muchas batallas como el filipino cuatro veces campeón Donnie Nietes y el argentino tres veces monarca Juan Carlos Reveco, en lo que puede ser la previa de Nietes antes de su salto a la división inmediata tras el título vacante de la OMB.

El primer Superfly fue para muchos la cartelera del 2017 y su segunda edición amenaza con repetirnos la misma dosis de expectativa. Una buena razón para preguntarnos por la razón de ese éxito y lo que se puede esperar de esta nueva trilogía de combates.

“CHOCOLATITO” Y UNA GENERACION DE CAMPEONES

Como en algún momento la expectativa paso de los pesos pesados a los medianos y de estos a los welters, a partir del 2016 los pesos moscas levantaron la mano y dijeron presentes. Muchas razones pueden explicar el fenómeno, pero hay dos pilares esenciales para su crecimiento: la presencia de una generación de mucha calidad y el éxito mediático de Román “Chocolatito” González.

No hay que recurrir al bisturí para desmenuzar las razones. Se podrá estar de acuerdo sin excepciones con la presencia de una generación excepcional en estas divisiones y se podrá discrepar o estar de acuerdo con el papel que en esta historia le corresponde al cuatro veces campeón nicaragüense, pero es imposible desconocer su papel a la hora de empujar el brillo de los moscas.

“Chocolatito” encendió la luz de las divisiones menores tras aparecer al frente del más respetado ranking Libra x Libra, el de ESPN, luego del confirmarse el adiós al boxeo de Floyd Mayweather. Ese día, mucha gente se enteró de su existencia, toda la comunidad de medios que le da cobertura al boxeo se hizo eco, las redes sociales elogiaron o criticaron hasta el cansancio el inédito acontecimiento y el nicaragüense se volvió una celebridad de una hora para la otra.

Por ello estuvo en la programación de HBO acompañando peleas de Gennady Golovkin, por ello no dudaron en colocarlo al frente de una cartelera en Los Ángeles sin tener origen mexicano y su éxito no dudamos que inspiró la realización del primer Superfly que lo tuvo a él como primera figura y en consecuencia fue elevado a la condición de “hombre a vencer”.

Chocolatito ha sido primera figura, es verdad. Pero no ha sido la única razón para el crecimiento de los pequeños. Ese crecimiento ha sido posible debido a todos los campeones que lo rodean. Estrada, Cuadras, Inoue, Rungvisai, Ancajas. Esos son solamente algunos de los nombres que se suman a los que llegarán luego desde las 112 o 108 libras y que han transformado a estas divisiones en una suerte de “usina de talento” para abastecer al mejor boxeo. Ejemplo de Naoya Inoue que sube a las 118 libras para buscar hacer historia en esa división y enfrentando a uno de sus mejores campeones: el británico Jamie McDonnell. Si sumamos la presencia del mexicano Luis “Panterita” Nery en esa misma categoría, hay que aceptar que la influencia del éxito de las 115 libras, favorece a sus divisiones cercanas.

¿QUÉ ESPERAR DEL SUPERFLY II?

Son tres grandes peleas y son también tres grandes expectativas alrededor de los posibles resultados y sus consecuencias a futuro. Empezando por la pelea estelar entre Juan Francisco “Gallo” Estrada y el campeón CMB, Srisaket Sor Rungvisai. El mexicano viene de lograr un apoteósico triunfo por decisión unánime sobre Carlos Cuadras, mientras que el tailandés venció dos veces a Román González, apropiándose de su cinturón de manera espectacular.

En 112 libras, Chocolatito había derrotado a Estrada en una pelea cerrada y en 115 libras hizo lo propio contra Cuadras en otra batalla cerrada. Es natural, por ello, aceptar que en todas las ecuaciones de las peleas de este sábado, aparece el nombre del nicaragüense. Derrotar a Rungvisai, para Estrada sería una forma indirecta de vengar aquella derrota de la que siempre aspiró tener revancha.

En el caso de Cuadras, ganarle al puertorriqueño Arroyo es un boleto indirecto hacia su venganza personal, sin importar contra quien sea. Para el tailandés, por su parte, ganarle a Estrada será consolidarse, dar un golpe de autoridad como la máxima figura de la división y el camino perfecto hacia su propia venganza. Recordemos que ya fue derrotado por Cuadras en una controversial y accidentada pelea cuando el mexicano era el monarca CMB.

Pero además de esas especulaciones a las que obligan las dos principales batallas del Superfly II, se suma la importancia del duelo Nietes-Reveco. Será la primera defensa del filipino de 35 años, a su cetro FIB de las 112 libras que se agenciara hace un año, peleando en casa, cuando venció al tailandés Komgrich Nantapech. Reveco tiene un año menos (34), ha sido tres veces campeón y promete ser un durísimo oponente para el filipino que pone mucho en juego en este combate.

El nombre de Nietes, precisamente, fue, recientemente, parte de una áspera discordia en Managua, Nicaragua, en el transcurso del lanzamiento de la XXXI Convención Anual de la Organización Mundial de Boxeo a realizarse en Nicaragua del 29 de octubre al 2 de noviembre del presente año.

Al parecer, dentro de los planes de la OMB se encontraba coronar el evento boxístico a realizar en esa oportunidad con una pelea de título estelarizada por el propio Román González. Para ello, le habrían ofrecido disputar el ahora vacante título OMB de las 115 libras contra el filipino Donnie Nietes.

“Las oportunidades no son obligadas. Nosotros tenemos como tres o cuatro solicitudes para ese título, nadie es imprescindible, solamente Dios es el único. Las oportunidades hay que tomarlas, nosotros no necesitamos a nadie, los peleadores necesitan que los organismos le den el chance. Allí está la oportunidad si la quiere”, enfatizó, según el matutino.

Más allá de ese entredicho, lo que quedó en claro, es que el título OMB de las 115 libras, que estaba en poder en Naoya Inoue, seguramente se dirimirá en octubre y hasta entonces, quizás, se cumpla alguna pelea eliminatoria. Pero ya sabemos que a la hora de disputarlo, el primer rival elegido por la OMB será Donnie Nietes. Por eso es tan importante su triunfo ante Reveco y por ello, este “Superfly II” despierta tantas expectativas.

No Comments Yet

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.