Un campeón grande que vuelve al pago chico

http://www.diariojornada.com.ar/Noticia/Default.aspx?id=77381

Omar Narváez, volverá a pelear en Chubut y en “su” Trelew. Hoy expondrá su faja supermosca de la Organización Mundial ante el retador Hiroyuki Hisataka, clasificado 15. Será a 12 rounds en el Gimnasio Municipal Nº 1 donde el “Huracán” solamente peleó como profesional y no se muestra desde el 2007. Con el riesgo lógico de un rival que viene de muy lejos, la localía puede darle inspiración al argentino que sumará su 27ma. batalla mundialista

El “Huracán” Omar Narváez en su combate contra la balanza: marcó 52 kilos y recibió los aplausos de toda su gente.

Si algo le faltaba al más campeón de todos los boxeadores chubutenses, era apelar a la nostalgia. Hoy Omar Andrés Narváez, rey supermosca OMB, peleará en un ring cargado de sensaciones. Su familia y sus afectos estarán en primera fila y él, en definitiva un habitante más de la nevada ciudad de Trelew, quiere regalarle a su público la mejor función. El “Huracán” expondrá hoy por octava vez su corona ante el japonés Hiroyuki Hisataka, a una distancia de 12 rounds. Está claro que será más local que nunca. Y que en el gimnasio Municipal podría exhibirse el cartel de “no hay más localidades” cerca de la medianoche, a la hora del campeón. Transmitirá aproximadamente desde las 23, TyC Sports para todo el país, Sudamérica y gran parte del mundo y habrá otras cinco peleas entre profesionales que completarán la velada montada por OR Promotions.

Narváez cumplirá su pelea número 27 con un título sobre la mesa e intentará conservar la faja que ganó el 15 de mayo de 2010 superando al nicaragüense Everth Briceño en el Luna Park, otro de sus lugares en el mundo. Antes entre el 2002 y el 2010 reinó batiendo récords en mosca, el peso inmediato inferior donde se cansó de ganar aplausos y hasta obtuvo el reconocimiento como supercampeón por parte de la OMB tras 16 defensas. Pelear en casa parece ser un factor motivacional que el team Narváez reconoce. Los 38 años le sientan bien al “Huracán” quien tiene 39 triunfos -20 por la vía rápida-, 1 sola derrota (aquella ante Nonito Donaire en Estados Unidos) y 2 empates. Porque entrenar en Trelew, en su gimnasio, rodeado de sus afectos y sin tener que viajar a otros lugares en busca de las condiciones ideales, es un estímulo que pesará en la previa. Ese mismo carácter relajado del campeón quedó en evidencia en la ceremonia de pesaje celebrada en el Casino Club donde se lo observó bromear en la fotografía de rigor con el japonés, responder amablemente a cada pedido de autógrafos o fotos; saludar uno por uno a los periodistas y no esquivar ninguno de los micrófonos que se cruzaron en su camino. Antes, con el mismo gesto de confianza cumplió en la balanza dando 52 kilos con la aprobación de su hermano y técnico, “Facha” Gutiérrez. En su última presentación, Narvaéz defendió con éxito el 25 de mayo pasado en el Luna Park al duro mexicano Felipe Orucuta por puntos en fallo mayoritario y como se sabe, volverá a pelear en Trelew, donde su “última vez” había sido en el 2007 (en mosca) y en ocasión de su defensa 11 frente al nicaragüense Marlon Márquez.

Hiroyuki Hisataka (52,150 kilos) 28 años y 22-10-1 con 10 triunfos rápidos, no se parece ni por asomo al samurai de las películas. Pero tiene lo suyo. Intérprete mediante reconoció tener las armas para “sorprender” y dijo sentirse sorprendido por el duro clima patagónico luego de haber entrenado dos meses en Osaka con casi cuarenta grados de temperatura. También dijo no haberse adaptado al cambio horario y que debido a ese cansancio provocado por la falta de adaptación, decidió guardarse en el hotel y no entrenar –como tenía previsto- en el gimnasio Municipal. Aunque debutará en Sudamérica y en especial en Argentina, Hisataka no es un novato en lides mundialistas. Su pasaporte habla de viajes a Tailandia y Filipinas. De hecho, disputó dos veces el cetro mosca OMB contra su compatriota Takefumi Sakata y el tailandés Denkaosan Kaovichit, en 2008 y 2009, y otra el supermosca de la misma entidad ante el mexicano Hugo Cázares, en 2010 y en todos los casos con derrotas. El mercado japonés, ahora abierto para la OMB, no es improvisado en cuanto a los representantes que envía al mundo y desde esa mirada, habrá que tenerle respeto al visitante, joven, fuerte y veloz para plantearle a Narváez otro dilema a resolver. El árbitro será el panameño Julio Alvarado y oficiarán de jurados Manuel Rodríguez, de Colombia, Omar Fernández, de Argentina, y Luis Ruiz, de Puerto Rico. El supervisor de la OMB será el argentino Luis Doffi.