¿Vive el boxeo una rebelión?

De la Hoya y Mayweather se presentan como los dos ejemplos más representativos de los pugilistas que optaron por representarse así mismos

Por Salvador Rodríguez
ESPNDeportes.com

http://espndeportes.espn.go.com/news/story/_/id/2318139/vive-el-boxeo-una-rebelión

MÉXICO– El boxeo está atravesando por un proceso de transformación, hoy hay promotores que pagan por un espacio en televisión cuando por años eran las cadenas las que pagaban a las compañías, hoy la competencia parece ser mucho más diversa, pero en realidad no lo es, pero lo más importante, en todo esto, es que parece haber una rebelión por parte de la materia prima de este deporte-negocio, el peleador mismo. Ahora parece que, al menos en las grandes ligas del pugilismo, es hoy el boxeador quien tiene el poder.

Bob Arum, Oscar De La Hoya

Ethan Miller/Getty Images – Óscar de la Hoya aceptó el riesgo de dejar a Top Rank para lanzarse como promotor

El ejemplo más claro podría ser Floyd Mayweather, el mejor libra por libra del mundo, quien tras seguir los pasos del hoy promotor Óscar de la Hoya, decidió decir adiós a Top Rank para ser su propio jefe. Ese movimiento le valió al ‘Money’ poder negociar sus peleas, decidir quién debería organizarlas y transmitirlas.

Tras la separación de Top Rank, Mayweather firmó un contrato histórico con la cadena Showtime por seis peleas y 200 millones de dólares. Gracias a ello, hoy ha cobrado cheques con decenas de millones de dólares y próximamente, hasta cientos de millones de dólares. Decidió navegar Floyd en su propio barco y encontró sobre él la isla del tesoro.

Pero Mayweather podría ser el ejemplo más claro de lo que fue hace poco más de 10 años Óscar de la Hoya, quien también se salió de Top Rank y decidió crear Golden Boy Promotions, compañía con la que terminó sus días como peleador y también llegó cobrar hasta 52 millones de dólares por su pelea ante Floyd en 2007.

Después de Óscar y Floyd, que amasan cifras millonarias en sus respectivas cuentas, ha llegado un peleador como Miguel Cotto, quien hace tiempo puso el ejemplo al ser el único peleador que, sin exclusividad alguna, era capaz de ir a Showtime y HBO de una pelea a otra. Ahora, el boricua lo vuelve a hacer, decidió declinar una oferta por 10.5 millones de dólares para pelear con Saúl Álvarez para estampar su firma con Roc Nation, donde cobrará 50 millones por las próximas tres peleas, y además será básicamente dueño de su destino.

Hoy parece que el peleador es quien tiene el control de su destino cuando antes, y así lo sigue siendo en su mayoría, crecen bajo la sombra de una compañía. Hoy vemos más casos como el de Miguel Ángel García y Julio César Chávez Jr., quienes tienen líos en los juzgados contra Top Rank tratando de ser ellos quienes lleven las riendas de su carrera.

El boxeo ha ido evolucionando, el boxeo ha vuelta a la pantalla abierta en Estados Unidos como ha sucedido en muchos países de Latinoamérica, hoy la figura del manager parece tan fuerte como la del promotor, pero al final, es el peleador el que parece tener el control de su carrera, y ello ha provocado que ganen cifras multimillonarias como las que cobraron, o cobrarán, Óscar, Floyd Manny y Miguel.