Bella, entretenida y “muy cálida” la apertura de la convención 56 del WBC

WBC

Un acontecimiento de relevancia máxima dentro del boxeo entre aquellos que se llevan a cabo debajo del ring tuvo lugar esta mañana en la carpa “Postal Square”, gigantesco lugar al lado del rio Nipro que cruza esta preciosa ciudad de Kiev.
Organizada la reunión por el presidente del WBC y su equipo en unión con colaboradores locales resultó para el que esto escribe la más bella, espectacular y emotiva inauguración de una convención desde que tenemos memoria de las mismas.
El primer momento interesante, tuvo lugar cuando Wladimir, hermano de Vitali Klitshko, se presentó ante cerca de mil espectadores y lanzó un vibrante discurso, que llegó a lo más profundo del corazón de todos, cuando instó a las juventudes a dedicarse al deporte, a llevar una vida limpia y responsable.
Acto seguido y como un reconocimiento a sus deseos reprimidos de disputar el título del WBC, le fue entregado un cinturón de campeón del mundo de nuestro organismo. Cerrando con una ovación que le prodigó el público.
Vitali Klitshcko, alcalde de Kiev, la capital de Ucrania, oficialmente se encargó de declarar inaugurada esta convención entre aplausos, entusiasmo y entrega de un público en su mayor parte boxístico, que llenó el lugar especialmente adaptado para los efectos mencionados.
El excampeón mundial de peso pesado habló en su calidad de gobernador de la ciudad, y lo hizo más que bien, recibiendo los aplausos a los que estaba acostumbrado desde que fue un superestrella de los cuadriláteros.
Sin embargo, el momento estelar de la reunión llegó cuando Klitschko y uno de sus antiguos contrincantes, el también excampeón del mundo, Lennox Lewis, llegaron hasta el escenario con guantes puestos  y eso que llaman diadema, que no es más que un micrófono portátil, y empezaron a comentar la batalla qué sostuvieron el 21 de junio de 2003 y que ganó el segundo por nocaut técnico en 6 rounds debido a heridas sufridas por el ahora político ucraniano.
Ambos la siguieron round por round, golpe por golpe “ me lanzaste un upper” decía uno , “no es cierto, fue un gancho” contestaba el otro y así se fueron hasta el final, observando el choque reproducido en su totalidad en una pantalla gigantesca en el fondo del escenario.
Ed difícil reproducir por medio de palabras el entretenimiento y la emotividad que produjo esto que ya forma parte de la historia y los recuerdo del boxeo. La gente estuvo atenta a todos los movimientos, todas las palabras, todas las expresiones de los grandes expeleadores.
El resto tuvo partes sobresalientes cómo el desfile de banderas, un homenaje-recuerdo para los que partieron al más allá durante este 2018, varios videos en los que se dio a conocer mucho de las labores qué el Consejo Mundial de Boxeo, lleva a cabo, en algunos de sus comités como el WBC Cares, Médicos y programas afiliados como Scholas Ocurrentes, Beyond Sports, boxeando sin cadenas, boxeando con valores, seminarios de jueces y réferis, etc.
Entre otras cosas interesantes se presentó en el escenario, una de las descendientes del excampeón pesado Jack Johnson y agradeció a nuestro presidente el licenciado Mauricio Sulaimán Saldivar, el haber gestionado ante el presidente de Estados Unidos, señor Donald Trump, el perdón para Jack Johnson, por lo que en su tiempo se consideraban actos indebidos y en la actualidad son algo normal.
Se presentó un video con el presidente mencionado, hablando al respecto y mostrando el documento mencionado con su firma al calce.
Todo terminó con aplausos para más de medio centenar de campeones y campeonas asistentes de diversas partes del mundo qué subieron al escenario acompañados por los hermanos Klitschko. conv kiv 2018-in.

No Comments Yet

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.