Terence Crawford es el gran favorito ante José Benavidez Jr.

Bernardo Pilatti | ESPN Digital

http://espndeportes.espn.com/boxeo/nota/_/id/4862751/terence-crawford-es-el-gran-favorito-ante-jose-benavidez-jr

El invicto Terence Crawford (33-0, 24 KO), regresa a la acción este sábado ante su público, para defender por primera vez su cetro mundial OMB del peso welter ante otro invicto, el californiano Jose Benavidez Jr. (27-0, 18 KO). El combate tendrá lugar en el CHI Health Center, Omaha, Nebraska, encabezando una cartelera de Top Rank que transmitirán ESPN y ESPN DEPORTES desde las 10.30 PM ET y con preliminares a partir de las 7.30 PM ET por la aplicación ESPN +.

Crawford, que ocupa el segundo lugar en el ranking Libra por Libra por detrás de Vasyl Lomachenko, llega como amplio favorito para este combate, mientras que para Benavidez se trata de la gran oportunidad de encontrar su lugar en el primer plano, lugar al que aún no ha llegado.

En lo previo, el retador ha prometido sorprender y ganar. “Ningún boxeador es perfecto, cada quien tiene sus defectos, yo y mi papá (José Sr.) hemos mirado muchos videos de él (Crawford) , ya tengo tres años que le queríamos pelear, estamos mirando cosas que podemos aprovechar y le vamos a ganar”, le dijo a ESPN sobre su desafío.

“Él dice que todos acá ladramos, pero no mordemos. Cuando llegue el sábado, va a descubrir lo duro que muerdo. Ni siquiera tengo que hablar demasiado porque sé lo que sucederá el sábado”, respondió Crawford, en otra entrevista con ESPN.

Más allá de la retórica normal en este tipo de combates, hay pocos indicadores que permitan imaginar una sorpresa. Crawford lo supera a Benavidez en todas las áreas de su confrontación y si bien hay notorias diferencias físicas que favorecen al retador, no parece ser aquel púgil que sepa sacarle provecho a esas ventajas.

UN RETADOR FUERTE, PERO LENTO Y FRONTAL

Benavidez tiene un récord consistente, es bastante inteligente en el manejo de su estrategia en el ring, buenos atributos físicos, poder en la pegada y algunos recursos en su ofensiva que le dan cierta peligrosidad y obligan a sus rivales a tomar cuidado cuando lo enfrentan. Esas son sus potencialidades.

Sin embargo, sus debilidades le juegan en contra a sus posibilidades ante un rival del calibre que enfrentará este sábado. Su lentitud es su mayor problema, desde toda perspectiva el boxeo de Benavidez es predecible y anunciado, algo que puede resultar funesto ante la velocidad de Crawford.

Tampoco dispone de variantes en sus desplazamientos y por momentos, incluso, se queda detenido esperando el golpeo en las cuerdas. En general es un púgil frontal y de dos marchas, hacia adelante o hacia atrás. A ello se suman sus dificultades de bloqueo. Benavidez confía demasiado en su control de la distancia mediante la extensión de sus brazos, pero cuando sus rivales le rompen esa distancia recibe muchos golpes duros, especialmente los que le llegan por arriba de su brazo izquierdo.

El otro factor de mucho peso en esa pelea, es la falta de experiencia ante rivales de primera línea. Apenas Mauricio Herrera, Francisco Santana o Jorge Páez Jr., pudieron medir sus límites. Crawford es otra cosa.

En términos de ofensiva, Benavidez tiene algunas cosas interesantes para destacar. Utiliza muy bien el jab para marcar la distancia, arriesga sobre seguro, no duda en dar el paso atrás y aprovecha esa distancia para sorprender de contragolpe o tomar fuera de balance al rival.

En esos momentos es cuando resulta más peligroso su boxeo. Si logra esa posición de golpeo, Benavidez utiliza a menudo una doble combinación de doble gancho, o recibe al rival con el gancho y lo remata por afuera. También por afuera suele insistir con los ganchos a la zona blanda o repite un doble o triple golpe con la misma mano adelantada.

Esas herramientas ofensivas le han dado resultado en sus peleas anteriores, pero es difícil imaginar que lo consiga de manera similar ante un rival como Crawford.

UN CAMPEÓN TÉCNICO, RÁPIDO Y AHORA CON PEGADA

De sus últimas ocho peleas, Terence Crawford ganó siete por la vía rápida. En su última pelea, contra el australiano Jeff Horn, transmitió la sensación de que en 147 libras se incrementó el poder de su pegada. Lució fuerte, duro y con una alteración notoria en la contundencia de su golpeo. Menos impactos, más precisión y más daño al rival.

Tampoco Crawford ha perdido su velocidad, sin embargo, en este peso la utiliza de manera escalonada. Tiene más momentos en que planta las extremidades y busca encontrar en ello un mejor soporte para lanzar las combinaciones de poder. Es decir, mantiene la velocidad de golpeo, pero ha reducido la rapidez de los desplazamientos.

La pelea de este sábado será un buen campo de pruebas para ratificar esa transformación y Benavidez por su lentitud y mínimo cuerpeo parece ser el examinador perfecto si la idea es no tomar demasiados riesgos. Si a eso sumamos la experiencia e intelecto de Crawford, sería una sorpresa verlo complicado en este combate.

¿QUÉ PELEA VEREMOS?

No hay dudas en imaginar que, al menos en los primeros asaltos, será un duelo de estrategias. Benavidez no creo que busque intimidar a Crawford tomando la iniciativa, debería adoptar precauciones, recurrir a su mejor distancia para controlar el ritmo de pelea, esperar y tratar de desesperar a Crawford. Inducirlo o esperar un error, debería ser el plan más inteligente.

Esa será una estrategia lógica, aunque sin garantías que le alcance para complicar a Crawford. El campeón welter tiene demasiadas opciones estratégicas a las que recurrir. Esta vez, abusará del cambio de postura (de zurdo para derecho y viceversa) con lo cual confundirá a su rival.

Con la rapidez de golpeo, mientras tanto, aprovechará muy bien los huecos que Benavidez deja en la defensa cuando le rompen la distancia y la lentitud, así como el boxeo predecible, del desafiante le facilitará la precisión y efectividad de sus golpes.

Mi predicción es de una victoria por KO del campeón, en una pelea ideal para ratificar el aumento de su poder de metralla en este peso. Si la pelea llegara a las tarjetas, solo sería por la asimilación de Benavidez y no dudo en que las diferencias a favor de Crawford serían abismales. Una posible victoria del retador, nunca debe descartarse, esto es boxeo. Sin embargo, de ocurrir, sería la gran sorpresa del año y es una posibilidad demasiado lejana. Tan lejana que no hay fundamentos para considerarla. Sería un batacazo.

No Comments Yet

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.